martes, 28 de mayo de 2019

The Gods War: la guerra de los dioses ha llegado

11 comentarios
 
Han pasado casi 3 años desde que participé en la campaña de financiación colectiva del juego de tablero Glorantha: The Gods War. Pero finalmente llegó a mi casa. Bueno, en realidad llegó al centro de recogida de paquetes más cercano que pude asignar. De ahí, y con la ayuda de mis bracitos, transporté hasta mi casa como pude esa pedazo de caja enorme que pesaba unos 8 kilos. Ocho kilos repletos de cartón, pero sobre todo de las miniaturas de plástico que componen la parte más atractiva y vistosa de este juego de tablero. Una vez recuperado el aliento, la abrí y saqué de ella todas esas miniaturas brutales. En esta entrada voy a compartir contigo las imágenes y hasta vídeos de todo el contenido de la caja y mis primeras impresiones del juego.

La caja básica del juego de mesa Glorantha: The Gods War

Antes de empezar


En el siguiente enlace puedes leer la entrada que escribí en el 2016 sobre el mecenazgo de The Gods War. A modo de resumen: este juego de tablero de la empresa Petersen Games, liderada por Sandy Petersen, trata sobre los mitos de Glorantha, el mundo mágico ideado por Greg Stafford y ambientación básica de juegos como RuneQuest o HeroQuest. Concretamente, cada jugador toma el papel de uno de los panteones elementales del universo de Glorantha: Cielo, Tormenta, Oscuridad, Caos y varios más, y se enfrenta con sus poderes, héroes y dioses al resto de panteones en una batalla para determinar quién obtiene la supremacía. Esta «guerra de los dioses» que plantea el juego forma parte del trasfondo de Glorantha. De hecho, es parte de la historia mítica de la creación de este universo, y ahora, con The Gods War, puedes recrear esos acontecimientos míticos y tal vez ver un desenlace distinto en tu mesa de juego.


Vamos al grano


Mi aportación a la campaña de mecenazgo fue para conseguir la caja básica del juego Glorantha: The Gods War y una de las cajas de ampliación existentes: Elder Races. Me habría encantado adquirir también la caja de ampliación Empires que incluye miniaturas para jugar con 4 facciones adicionales (Tierra, Mar, Luna y Dios Invisible), y que permite jugar partidas con hasta 8 jugadores. O hacerme con alguna de las tres otras cajas de miniaturas brutales: Dragons, Chaos Monsters y Cosmic Monsters. Pero es que este vicio no es barato. Me gasté 125$ en el juego básico, 100$ más por la expansión y 62 dolarazos por los gastos de envío. Es lo máximo que me he gastado nunca en un producto friki, y créeme, fue un gran esfuerzo contenerme.

Al abrir la caja del envío encontré 3 cajas y un póster. Esto último consiste en la ilustración completa que decora las cajas de las expansiones Dragons, Chaos Monsters y Cosmic Monsters. En el centro se ve a Cwim, un monstruo gigantesco y horrendo del Caos, luchando contra una serpiente marina de proporciones titánicas.

El póster es la ilustración que decora la portada de estas tres cajas de miniaturas extra

El póster fue una pequeña recompensa extra que se le ocurrió al hijo de Sandy Petersen para compensar mínimamente a los mecenas por el retraso que se produjo en la entrega del juego. Tal y como informaron, una causa fue el complicado diseño de algunas miniaturas, ya que tuvo que adaptarse para que fueran funcionales (más adelante comento algunas de ellas). Y después hubo un retraso importante en el proceso de crear las cajas para transportar las miniaturas de forma segura. Según explicaron en las numerosas actualizaciones del proyecto, el propio Sandy Petersen viajó hasta la fábrica en China para hablar con los responsables y ver de cerca cuál era el problema. Según contaron, estas miniaturas fueron mucho más complicadas de hacer que las de Cthulhu Wars, el juego hermano de The Gods War.

Respecto a las cajas, una era grande, otra mediana y la última pequeñita. Abrí primero la más pequeña y dentro encontré la miniatura de la diosa Arachne Solara. Esta miniatura se usa como marcador de turno y de dirección del turno, pero además, incluye unas reglas y fichas de telaraña para añadirla como monstruo neutral en las partidas de The Gods War. Esta miniatura podía conseguirse gratis si te apuntabas al boletín de novedades de Petersen Games durante la campaña de mecenazgo. Todo un detalle.

La miniatura de Arachne Solara, con sus reglas especiales y las fichas de telaraña.

Esta es una de las miniaturas que tuvo que modificarse ligeramente, y es que el boceto original tenía unas patas demasiado finas para sostenerse con garantías. Aun así, han conservado una pose muy chula. Me fijé en que en realidad se compone de tres partes encajadas: la melena, el cuerpo y la base. Siendo puntillosos, la juntura de la melena con la cabeza se ve bastante, pero es sensacional igualmente. Me gusta el detalle de la melena en llamas, igual que el abdomen, y el hecho de que se sostenga sobre una peana con la forma del mapa del mundo de Glorantha, donde se ven los principales continentes. Nunca me he dedicado a pintar miniaturas, pero me imagino muy bien esta miniatura bien pintada con el efecto de las llamas sobre el cuerpo. Creo que no tardaremos en ver por las redes muchas de las miniaturas de este juego pintadas de forma profesional.

Esta miniatura puede usarse como marcador del turno o como monstruo que incluir en las partidas.


Glorantha: The Gods War - El juego básico


Luego abrí la caja grande que contiene el juego básico, que pesa 5,5 kilos. Primero desplegué las dos mitades del tablero. Es una pena que el tablero esté dividido en dos, pero al parecer tuvieron que hacerlo así para que pudiera caber todo en la caja. El tablero es un mapa de Glorantha donde las diversas regiones y océanos forman las casillas. Está impreso por las dos caras porque tiene más o menos regiones según el número de jugadores (entre 3 y 5). Es diferente del que se mostró en el mecenazgo y en la versión print & play (ver entrada sobre el mecenazgo). Por un lado tiene más detalle, pero menos colores, y la casilla central del Pico Cósmico parece algo pequeña para albergar a más de un dios. Algunas de las islas más pequeñas, como Teleos, pueden quedar totalmente cubiertas bajo la peana de las miniaturas de los grandes dioses, como Kyger Litor o Yelm, pero mola porque eso resalta lo inmensas que son. Además, hay dos partes extra de mapa, que son exteriores al mapa «normal» del mundo de Glorantha. Se trata de la zona del Inframundo y la de la Bóveda Celestial. Estas también tienen más o menos casillas en cada cara según el número de jugadores.

Después saqué todos los cartoncitos: las hojas de imperio para cada facción, el reglamento, el marcador de puntos de victoria, los poderes, las fichas de templos y otras ayudas de juego para llegar, por fin, a las miniaturas que había debajo. Las pedazo de miniaturas. El juego básico incluye cuatro facciones para jugar partidas de 3 o 4 jugadores. Cada una tiene grandes dioses, dioses menores, héroes o heroínas y secuaces mortales. En total, 36 miniaturas. Saqué primero las figuras de las cuatro grandes deidades. Estas apenas pueden llamarse miniaturas, y son más bien «megaturas». Unas vienen encajadas en la base de plástico, para protegerlas mejor, y otras directamente en bolsitas junto con otras miniaturas. Ya las había visto muchas veces en fotos y había visto algunas en las jornadas The Kraken de 2018, pero poderlas sostener por fin y ver todos sus detalles fue una gozada. Son realmente grandes y mi favorita sin duda es la del Rey de las Tormentas, a quienes muchos llaman Orlanth, aunque tiene muchos nombres.

De hecho, engañé a un amiguete para grabar un vídeo mientras sacaba todos los componentes de la caja. Solo dura unos 4 minutos. Échale un vistazo si quieres:


La representación de las divinidades es simbólica, ya que al fin y al cabo son seres abstractos, fuerzas de la naturaleza como el cielo, las tormentas, la oscuridad o el sol. En el caso del dios de las tormentas, el hecho de que tenga seis brazos le da un aire mítico como las deidades hindúes. Me encanta además cómo su cuerpo se forma a partir de nubes y cómo el rayo que sostiene recorre todo el cuerpo de arriba abajo. Es una miniatura que refleja muy bien la violencia de las tormentas, con su espada y su hacha a dos manos y una actitud desafiante. Además, si conoces las runas de Glorantha, puedes ver claramente la runa del aire en varios puntos, como en el pecho.

El dios de las tormentas desde varios ángulos, acompañado de un arquero celestial para comparar el tamaño.

El Dios Loco del Caos, Ragnaglar, tiene una miniatura igual de enorme, con una representación muy horripilante, como corresponde al siniestro padre del Diablo y líder del Trío Infernal: es un esqueleto de cabra con gran cornamenta, una capa hecha de pieles de animales cosidas y toda ella se sujeta a una roca mediante unos tentáculos huesudos. Su esposa, Thed, es una diosa trágica con ansias infinitas de venganza contra el mundo debido a la herida de su vientre. La miniatura de esta diosa de los broos tiene forma de mujer-cabra armada con un mayal y su cola es una serpiente, y además tiene una base inusualmente grande repleta de detalles orgánicos repugnantes. En otra bolsa puede verse la miniatura de Malia, la diosa de la enfermedad, con forma de monstruo reptante y deforme con una boca redonda repleta de colmillos. Todo muy asqueroso, como corresponde a los dioses del Caos. Curiosamente, la facción del Caos no tiene héroes ni heroínas, pero a cambio tiene estos tres dioses. Sus seguidores mortales son los broos, hombres cabra con mutaciones aberrantes.

¡Uuuh, qué miedo! Un primer plano de la miniatura de Ragnaglar, el dios loco que dejó entrar el Caos en el mundo.

La diosa madre de los trolls, Kyger Litor, es otra de las miniaturas más sorprendentes. Es un monstruo femenino agazapado aterrador. No tiene ojos porque nació en la oscuridad del Inframundo, y como diosa oscura de la fertilidad, es curioso cómo han resuelto representar el hecho de que da luz a los trolls sin representar genitales femeninos: en vez de salir de una vagina, los trolls salen de una especie de huevos pegados a su cuerpo. Todos esos pequeños trolls recién nacidos alrededor del monstruo son geniales y hacen que te quedes admirando todos sus detalles.

Finalmente, tenemos el dios del sol, Yelm, representado aquí como una esfera radiante con dos rostros, uno furioso y otro con pose majestuosa. El aura que rodea la miniatura tiene unas inscripciones en alfabeto dara happano, pero aún no he conseguido descifrarlas.

Las cuatro miniaturas de los grandes dioses de cada facción: Tormenta, Cielo, Caos y Oscuridad.

Respecto a las miniaturas de los dioses menores, en la facción de las tormentas tenemos tres hermanos de la tormenta, con una forma que recuerda a los lammasu de la mitología babilónica, ya que son toros alados con rostro humano. En el bestiario de RuneQuest Glorantha (leer reseña) ya aparece uno de ellos, pero en este caso representan entes mayores, tal vez la representación simbólica de otros fenómenos meteorológicos violentos, como el trueno, el granizo o los huracanes. Estas miniaturas también se simplificaron un poco respecto al diseño original, ya que incluían unos rayos que les salían de las pezuñas delanteras.

Las miniaturas de los «Stormbrothers» son bastante contundentes. Aquí los vemos rodeando a un pobre arquero celestial.

Los dioses menores de la facción de la oscuridad son las sombras. En el juego de rol RuneQuest, las sombras son elementales de la oscuridad, pero en este juego estas miniaturas representan dioses menores de la oscuridad, y parecen terroríficos seres que me recuerdan a los «dementores» de las novelas de Harry Potter. Me gustan sobre todo por esos apéndices parecidos a patas de insecto y por la pose tan inclinada que las hace salir de la peana.

Las sombras son seres hechos de oscuridad: espectros encapuchados medio insectos que dan miedo.

Finalmente, tenemos los fénixes de la facción del cielo. Hasta el momento y que yo sepa, en ningún libro de trasfondo sobre Glorantha se menciona a los fénixes, pero encajan muy bien para representar dioses menores del panteón solar, dada su mitología como seres de fuego. Como todos los demás dioses menores, su valor de combate es solo 1, igual que el de los secuaces mortales de cada facción. El factor de combate determina los dados de seis caras que tiras cuando te enfrentas a otras miniaturas en una batalla. La diferencia entre estos y los secuaces mortales es que los dioses menores tienen poderes especiales. Por ejemplo, las sombras tienen el poder «Forma espectral», que les permite absorber más daño de lo normal, y los fénixes tienen el poder «Lanza solar», con el que puedes fulminar a tus enemigos estén donde estén.

Primer plano de un fénix, dioses menores de la facción de los cielos en Glorantha: The Gods War

Luego tenemos las miniaturas de los héroes y heroínas mortales, que también tienen poderes especiales. En la facción de la tormenta tenemos al campeón, un bárbaro armado con dos espadas montado en un toro alado, que en el trasfondo de Glorantha se conocen como toros celestiales. Esta miniatura tiene una pose heroica y muy bad-ass. Me imagino que podría representar a Vingkot, el hijo de Orlanth al mando de los ejércitos de seguidores mortales. En el diseño original, el toro tenía dos alas extendidas a ambos lados del cuerpo, pero al final tuvieron que rediseñarla y ahora las alas son más finas y están más pegadas al cuerpo. Es una de mis miniaturas favoritas por la épica que destila y por su dinamismo, como si estuviera cayendo en picado sobre un enemigo.

El campeón de la tormenta tiene el poder especial «Combate singular», que te da ventaja en las batallas.

En el caso de la oscuridad, la heroína es Cragaraña, una hechicera troll con poderes sobre el fuego y medio cuerpo con forma de araña, como la diosa Arachne Solara. Si tienes El libro de los trolls que publicó JOC Internacional para RuneQuest, podrás saber más sobre ella. Y si has jugado al videojuego King of Dragon Pass, tal vez te hayas topado con ella en alguna desdichada ocasión. La miniatura mola bastante, con sus patas arácnidas y sus hechizos de fuego en las manos. Es otra de las miniaturas que ganaría mucho con una mano experta de pintura. Por el lado negativo, es una pena que no la diseñaran con una forma más típicamente troll, ya que tiene una pinta muy humana.

En esta foto de familia de la facción de la oscuridad puedes ver a Cragaraña en primer plano, abajo a la izquierda.

Por su parte, el héroe de la facción de los cielos es el Emperador, y sorprende su forma de wyrm con su larga cola alrededor del trono. Aunque puede parecer raro, parece ser que en uno de los libros inacabados de Greg Stafford se describe este misterio de la forma dracónica del emperador de Dara Happa (The Fortunate Succession).

Malia, diosa de la enfermedad, Thed, diosa madre de los broos, Cragaraña, el campeón y el emperador a la derecha.

Para terminar, tenemos las miniaturas de los secuaces mortales de los dioses. En la facción de las tormentas tenemos a los bárbaros, 4 miniaturas bastante chulas que representan a un guerrero acorazado y armado con una espada y una daga. Aunque la miniatura me gusta, creo que la pose con todo el brazo por debajo de la barbilla es un poco forzada. Los trolls me gustan mucho más, ya que tienen una pose muy dinámica y amenazante. El primer diseño de estas miniaturas fue muy criticado, ya que parecían gorilas, pero por suerte Sandy Petersen hizo caso a los fans, y las mandó rediseñar. Los arqueros de la facción de los cielos están bien, sin más. Por último, los broos de la facción del Caos me parecen muy feos. Estos seres sucios y depravados son enemigos aterradores de cualquier campaña de RuneQuest o HeroQuest situada en Glorantha. Pero en estas miniaturas se les muestra inclinados hacia atrás y uno de los brazos es un tentáculo largo que da la vuelta por la espalda. Está bien que den cierta grimilla, pero aun así es de las miniaturas que menos me gustan de todas.

Miniaturas de los trolls de la oscuridad y de los bárbaros de las tormentas.

Todos los componentes están colocados en la caja de forma que no sufran daño al transportarlos. Así, las miniaturas más grandes encajan en huecos hechos a medida. Sin embargo, esto hace que volver a guardarlo todo en su sitio no sea nada fácil. De hecho, es un pequeño rompecabezas y, si no lo haces bien, te arriesgas a que alguna de las miniaturas sufra desperfectos, ya que el tablero y todos los cartones que se colocan encima antes de cerrar la tapa pesan bastante.



El reglamento


El reglamento de este juego son nada menos que 121 páginas en papel satinado a todo color encuadernadas en tapa blanda. Sin embargo, las reglas en sí ocupan muchas menos páginas. De hecho, las 32 primeras solo incluyen imágenes de los distintos componentes del juego básico y de todas las expansiones, para que puedas confirmar que efectivamente tu caja contiene todo lo que se supone que debe tener. Luego, otras 30 páginas al final del libro están dedicadas a ofrecer consejos para los jugadores de cada facción, además de preguntas frecuentes para resolver dudas, así como las reglas de las cajas de ampliación. En conclusión, las reglas del juego básico ocupan unas 50 páginas, pero con muchas imágenes a color, ya sea como explicaciones o simplemente para decorar. No nos engañemos, no es un juego para principiantes en esto de los juegos de mesa, ya que tiene su intríngulis.

El índice del reglamento de The Gods War

Aun así, el sistema básico del juego es fácil de aprender. Cada turno se divide en 3 fases en las que los jugadores realizan sus acciones. Durante la fase de acción, los jugadores se turnan para gastar puntos de poder con los que mover sus miniaturas por el tablero, invocar miniaturas de su reserva, construir o mejorar templos y declarar batallas contra las miniaturas o edificios de los demás jugadores. A continuación, en la fase de poder, los jugadores recuperan el poder gastado dependiendo del número de templos que tengan en pie. Finalmente, en la fase de concilio, los jugadores ganan puntos de victoria según el número de templos que tengan sobre el tablero y las búsquedas heroicas que hayan completado. En esta fase también pueden usarse algunos poderes especiales.

El objetivo del juego es ser el primer jugador en acumular al menos 35 puntos de victoria. Como los templos que construyes es lo que da puntos de poder y de victoria, construirlos es una prioridad, pero también defenderlos con tus miniaturas y tratar de destruir los de tus adversarios. No obstante, si todo fuera eso sería muy simple. Hay dos factores que hacen el juego mucho más interesante.

Inicio de la parte donde se explican las fases de cada ronda

En primer lugar, la facción de dioses que controla cada jugador es una pieza muy importante del juego, ya que cada una tiene unos poderes y unos puntos débiles muy distintos, que hacen que este juego sea asimétrico. Es decir, cada jugador empieza con unas ventajas y desventajas distintas y la clave está en saber sacar el máximo partido de las ventajas y jugar bien tus cartas. Además de todas las acciones mencionadas, los jugadores tienen el aliciente de completar búsquedas heroicas, que no es más que ir cumpliendo una serie de condiciones para así obtener más poderes especiales. La variedad de poderes únicos al alcance de cada facción le da al juego un cierto parecido al juego de cartas Magic: The Gathering, pero jugado sobre un tablero con casillas y miniaturas, en el sentido de que tienes que saber bien cuándo usar cada uno de tus poderes para sacarles el máximo provecho, y la estrategia que sigas en el movimiento de tus miniaturas tendrá un efecto determinante.

Inicio de la parte sobre la fase de poder

En segundo lugar, la mecánica del juego cambia en ciertos puntos de la partida. Por ejemplo, cuando el primer jugador alcanza 10 puntos de victoria, la casilla del Pico Cósmico explota y se transforma en un vórtice del Caos. Esto no es porque sí, sino que refleja el trasfondo de la Guerra de los Dioses de Glorantha. Entonces, todas las facciones excepto la del Caos deben colaborar y sacrificar miniaturas para cerrar el vórtice si no quieren que todo empeore y la victoria sea del Caos. Claro que un jugador listo conseguirá que sean otros quienes hagan el mayor sacrificio... Más adelante, hay otro acontecimiento, «el Gran Compromiso», en el que la mecánica vuelve a cambiar. El final del juego se acelera y en esta fase me imagino que la diplomacia y los pactos verbales entre los jugadores pueden dar mucho juego. Y es que en cada ronda, uno jugador distinto se encarga de repartir puntos de victoria a los demás, pero el cómo los reparta dependerá de cómo le hayan tratado y de quién lleve más ventaja, claro.

Saber mover las miniaturas por el tablero es fundamental para la estrategia de juego.

En definitiva, parece muy divertido y estoy deseando probarlo cuanto antes. Solo le veo un pero, y es que tal vez no sea del agrado de las personas a quienes no les gusten los juegos de enfrentamiento directo entre jugadores. En este tipo de juegos, puede suceder que varios jugadores decidan cebarse en el más débil para eliminarlo de la partida. Por suerte, las reglas incluyen una mecánica para que un jugador que haya perdido todas las miniaturas y todos los edificios pueda seguir jugando. También me parece muy útil que exista una regla que determina qué pasa con la facción de ese jugador que se ve obligado a abandonar la partida antes de que termine. Parece que el señor Sandy Petersen ha pensado en todo.

La mesa preparada para empezar a jugar con las cuatro facciones básicas: ¿hace una partida?


Elder Races - Caja de ampliación


Además de la caja básica, me compré esta expansión. La caja Elder Races contiene 31 miniaturas más que puedes añadir a las partidas de The Gods War para darles aún más salsa. Se trata de diferentes razas de seres mortales o inmortales propios del mundo fantástico de Glorantha (las razas antiguas) que permiten a tu facción aliarse con ellos y unirlos a sus fuerzas. Cada una aporta una serie de poderes y ventajas totalmente distintos y sus reglas de juego están descritas en unos cartones para poderlas consultar fácilmente durante las partidas.

He aquí un vídeo de los contenidos de esta caja. Solo dura unos 3 minutos:


Las tres miniaturas más enormes de esta caja son el gigante, la arquera maidstoniana y el dragonut en su última fase de desarrollo espiritual. Todas tienen un nivel de detalle espectacular. Por ejemplo, el gigante tiene verrugas, michelines, un cadáver humano en el tobillo o un cerdo atado a la cintura. También me gusta que va mirando hacia abajo, como pensando a qué insignificante mortal va a pisar a continuación. ¿Podrás aliarte con él para que luche de tu lado? ¿Y podrás hacerlo antes de que se te adelante un adversario?

¡El gigante viene a por ti...!

El dragonut, fiel al trasfondo de Glorantha, cambia a lo largo de la partida y cada vez se va haciendo más poderoso. En su sexta transformación, la miniatura que ves abajo a la izquierda se transforma en la «megatura» del Señor Inhumano de la derecha. Y sí, para ese momento desearás que esté aliado contigo, porque añade 4 dados de combate a tu bando. Esta es mi miniatura favorita de esta caja, porque me parece muy elegante.

Date prisa en aliarte con los dragonuts o tendrás que enfrentarte a ellos.

El resto de miniaturas se presentan en grupos de tres y son de tamaño más modesto. Cada tiene poderes especiales concretos. Unas de mis favoritas son los boggles. Aunque apenas se han descrito en los juegos de rol situados en el mundo de Glorantha, estas criaturas son los traviesos vástagos del dios embaucador. Por eso tienen esa forma tan retorcida y graciosa. En términos de juego, tienen un factor de combate igual a 0, pero aun así fastidiar es su especialidad.

Te van a hacer la puñeta si no te alías con ellos. ¿Y si lo haces? También, también.

También hay 3 mostali (los enanos de Glorantha) y 3 aldryami (los elfos). Sus miniaturas no son muy espectaculares, más bien pasables. Los mostali llevan una armadura muy aburrida y funcional, sin adornos, lo que encaja perfectamente con esta raza. Y las aldryami van armadas con su arco élfico y una capa hecha de hojas. En cuanto a sus poderes, ambos saben luchar, pero los mostali pueden construirte grandes templos muy rápidamente y los aldryami te hacen ganar más puntos de victoria.


Luego están los luathas, semidioses originarios de la tierra del crepúsculo. Sus miniaturas son tremendas y tienen un pose muy chula. Además, me encantan esos yelmos corintios que aportan al juego un toque muy necesario de Edad de Bronce. Estos tíos son muy brutos. Tienen el mismo factor de combate que un elfo o un enano, pero cuando los sacas todos sobre el tablero obtienes el poder de devastar, que hace precisamente eso, hace huir a todas las demás miniaturas y se carga todos los edificios de la zona. A saco.

Estos luathas tan chulos me llegaron con las jabalinas algo torcidas, pero haré el truquito del agua caliente y fría y listos.

Otras miniaturas de la caja son: los hombres escorpión, los vadelinos, los barcos dragón, los slarges y... ¿me olvido de alguna? Ah, sí... claro:

Estas miniaturas no podían faltar. Los patos molan. Tienen un factor de combate de cero patatero, ¡pero molan!


Y esta es la caja Elder Races, básicamente. Es una pena que no estén a escala en relación unas con las otras. Por ejemplo, los piratas vadelinos son extrañamente grandes en comparación con los aldryami o los hombres escorpión. Eso hace que no puedas usar estas miniaturas para las partidas de rol de RuneQuest, por ejemplo, o para jugar a algún juego de escaramuzas. En The Gods War tienen un valor meramente representativo. Y para terminar, una foto de familia:

No se vayan todavía, aún hay más...


Más miniaturas: la caja Empires


Gracias a la colaboración de mi amigo Gran Orco, gran fan de Glorantha, incluyo a continuación varias imágenes que me ha cedido de los contenidos de la caja Empires. Esta caja incluye 4 facciones adicionales con las que jugar: Tierra, Mar, Luna y Dios Invisible, cada una con sus poderes especiales y un total de 44 miniaturas. Además, incluye un tablero para poder jugar partidas realmente titánicas de hasta 8 jugadores. Mi facción favorita de esta caja es la del Mar, con todas esas serpientes marinas y krakens, y luego la de la Tierra, con sus diosas de la tierra, su behemoth y sus gigantescos titanes: Genert y Pamalt, las dos miniaturas más enormes de todo el juego.

Gran Orco posando con, de izquierda a derecha: la diosa roja (Luna) y los titanes Genert y Pamalt (Tierra).

La facción de la Tierra no solo destaca por tener esos dos inmensos titanes. Además, es la facción con más miniaturas. Mientras que la mayoría de facciones tiene solo 3 dioses menores, la facción de la tierra tiene 7: una reina de la tierra para cada una de las facciones enemigas. Cada una de ellas puede casarse con una de las demás facciones correspondientes con su color, que entonces pasa a controlar esa miniatura. Esta unión confiere a ambas facciones un punto de poder extra. Pero mientas la facción enemiga solo obtiene un punto, el jugador de la facción de la tierra obtiene uno por cada reina que haya casado con otra facción. De hecho, la caja Empires incluye hasta unos anillos de plástico para simbolizar esta unión (!).

Las 7 reinas de la tierra, con una secuaz mortal en primer plano, una dama del hacha. Al fondo y a la izquierda se ven dos serpientes marinas de la facción del mar.

Gran Orco incluso ha grabado un vídeo en el que muestra una comparativa de tamaños de varias de de las miniaturas de Glorantha: The Gods War, desde la más pequeña, hasta la más descomunal.



Aún no me he comprado la caja Empires, pero me tienta mucho. Los motivos son varios. Sobre todo, para poder hacer partidas realmente épicas de 6 a 8 jugadores, con todos mis amigos. Luego para poder jugar también partidas de 5 jugadores, o para poder escoger facciones distintas en las partidas de 4. En concreto, la facción del mar me tira mucho, más que nada porque es de las más importantes durante la guerra de los dioses de Glorantha. Y, por qué no decirlo, las miniaturas impresionantes que incluye son una pasada. Sin embargo, entre los motivos que me frenan, aparte de los 135 dólares que cuesta, son que primero tengo que comprobar si realmente este juego gusta entre mi grupo y si lo jugamos mucho. Porque para que se quede criando polvo en la estantería no vale la pena tanto dispendio. Además, para poder jugar partidas a partir de 5 jugadores tendría que comprarme una mesa del comedor mucho más grande, porque si no, no cabe todo (ver foto de mi mesa, más arriba).

En cambio, Gran Orco la tiene más grande: esta foto es de la primera partida que jugó: Tormenta, Cielo, Caos y Mar.

Yo aún no he podido probar este juego de mesa, pero Gran Orco ya ha jugado varias partidas. Me ha contado que al principio se hicieron un poco de lío con tantos poderes y tantas runas, y que las dos primeras partidas duraron 4 horas en lugar de las 2 que se supone que dura una partida normal de The Gods War. Algo muy normal cuando empiezas con cualquier juego de mesa. La primera estuvo muy reñida y al final acabó ganando la Tormenta por solo un punto de victoria. En la segunda partida usaron miniaturas de las cajas de expansión Empires Elder Races. Gran Orco se alió con el gigante de la foto (ver abajo), pero al final fue el panteón lunar y su diosa roja quien se alzó con la victoria.

Partida con los panteones de la Oscuridad y el Caos de la caja básica, más los de la Tierra y de la Luna de la caja Empires. Y, además, con miniaturas de la caja Elder Races. ¡Brutal!

Por otro lado, el hecho de que algunos de sus amigos no dominen el inglés, supone un problema, sobre todo para saber en todo momento qué efecto tienen los poderes de sus facciones. Sin embargo, Gran Orco ha solucionado este problema para todos los aficionados españoles de Glorantha: The Gods War y es que... tachán, tachán... ¡Ha traducido y maquetado todas las fichas, hojas de imperio, poderes y runas del juego! Las puedes descargar gratis de su página web para imprimirlas y jugar a este juego en español. Desde aquí mi profundo agradecimiento: ¡eres realmente grande, Gran Orco!

Traducción española artesanalmente preparada por el señor Gran Orco

En definitiva


Sin haberlo probado todavía, todo apunta a que este juego va a dar largas horas de diversión gloranthana mítica. El apartado visual es sensacional y las reglas parece que prometen. Los juegos de Sandy Petersen se caracterizan por estar muy bien equilibrados, ya que hace montones de pruebas de juego para ir puliendo las reglas hasta que están perfectas. En todo caso, y aunque admito que me compré el juego con cierto sentido de culpabilidad por el dispendio, estoy contento con haber participado en el mecenazgo. Y, para terminar, un resumen de mis impresiones:

Lo mejor:

  • Miniaturas muy espectaculares con un alto nivel de detalle.
  • Buena relación con el trasfondo de Glorantha, y no requiere ningún conocimiento previo.
  • Reglamento bien testeado y con amplias dosis de estrategia.
  • Buena rejugabilidad gracias a las grandes diferencias entre facciones.
  • Si te gusta pintar miniaturas te lo pasarás pipa.

Lo peor:

  • Requiere mucho espacio, tanto de estantería como de mesa de juego.
  • Por la temática, la duración de las partidas y el nivel de detalle de las reglas, no parece muy apto para el jugador más casual, lo que puede dificultar sacarlo a la mesa.
  • Las miniaturas son tan caras y algunas tan frágiles que el propietario del juego se pondrá muy pesado recordando a todo el mundo que hay que tratarlas con cuidado. ;-D
  • Por ese motivo: ¡nada de bebidas sobre la mesa de juego! Por un lado, porque seguramente no quede espacio donde ponerlas (!). Y por el otro, para eliminar el riesgo de que se derramen sobre los componentes del juego. Solución: mesa supletoria.
  • Que algunas miniaturas de mortales no estén a escala para poderlas usar todas juntas en las partidas de rol de RuneQuest.

Foto de familia de las miniaturas del Caos: el Trío Infernal y sus secuaces, los repugnantes broos.

En fin, eso es todo de momento. Pronto publicaré otra entrada con todas las fotos que no me han cabido en esta, sobre todo de la caja Empires. Y si un día de estos logro reunir a mis amigos para jugar una partida, intentaré publicar un informe de mi primera guerra de los dioses. ¿Qué te parece todo? ¿Echarías una partida? ¿Con qué facción de dioses jugarías? ¿Cuál es la miniatura que te gusta menos? ¿Y la que más?

viernes, 17 de mayo de 2019

La vida secreta de los bots y otros relatos

2 comentarios
 
El 23 de abril de 2019 pude acercarme a Barcelona para disfrutar de la «diada de Sant Jordi» y rebuscar un poco por las paradas de libros. Además, hice una visita a la librería Gigamesh, una de las mecas de la fantasía y la ciencia ficción en la Ciudad Condal desde hace muchos años. El hecho es que compré un libro y salí de la tienda con dos, y es que con tu compra te regalaban un librito gratis de 172 páginas titulado: La vida secreta de los bots y otros relatos. Durante el Día del Libro otras librerías de España regalaron el mismo libro, como Generación X de Madrid, Milcomics de Zaragoza, o la librería virtual Cyberdark.


La editorial Gigamesh, dirigida por Alejo Cuervo, empezó en el 2003 la tradición de regalar un libro gratis durante el Día del libro. Al principio solo eran avances promocionales de la serie de novelas de Canción de Hielo y Fuego, serie que la propia editorial publicaba en español, pero más tarde regalaron relatos completos de autores consagrados y años después empezaron a regalar obras clásicas completas de ciencia ficción que estaban descatalogadas. Por ejemplo, recuerdo que un año me llevé gratis Bill, héroe galático, una novela de Harry Harrison. Más tarde, incluso regalaron traducciones de novelas inéditas, como Estamos todos de puta madre, una novela de literatura fantástica de Daryl Gregory, en 2018.

Pero en 2019, el señor Cuervo decidió volver a traducir relatos, en este caso de autores prometedores del género de la ciencia ficción. Así, La vida secreta de los bots y otros relatos incluye cuatro historias cortas escogidas de entre las 29 incluidas en la antología de relatos The Best Science Fiction & Fantasy of the Year: Volume 12, creada por Jonathan Strahan. Cada una de estas cuatro traducciones va precedida de una breve introducción sobre los autores. A continuación puedes leer mis impresiones sobre estos cuatro relatos: «Zen y el arte del mantenimiento de naves espaciales», de Tobias S. Buckell; «Veredas», de Maureen McHugh; «La vida secreta de los bots», de Suzanne Palmer; y «La luna no es un campo de batalla», de Indrapramit Das.



«Zen y el arte del mantenimiento de naves espaciales», de Tobias S. Buckell

En este relato, el protagonista es un robot, pero no un robot clásico. En la realidad transhumanista que presenta el autor, un «robot» se entiende como una persona que ha empeñado su vida al servicio de reparaciones de una nave de proporciones descomunales a cambio de ver galaxias lejanas y planetas durante siglos. Para resistir el paso del tiempo, su mente se ha cargado en un cuerpo robótico preparado para sus funciones. Tras una batalla con otra nave de grandes proporciones, se topa con el líder de la nave enemiga derrotada, oculto en un recoveco de la zona exterior del casco. El hombre le obliga a salvarlo, lo que pone al protagonista en un dilema: por un lado, sus órdenes le obligan a salvar toda vida humana, pero por otro, proteger y ocultar a un enemigo le pone en grave peligro. ¿Conseguirá salir de este embrollo?

Me gusta sobre todo la descripción del mundo por el que se mueve el protagonista, a grandes pinceladas que da por sentadas muchas cosas y a menudo te avasalla con jerga tecnológica que te transporta sin darte cuenta a otro universo, miles de años en el futuro. Por otro lado, aunque ninguno de los dos personajes principales son humanos más que en un 5%, más o menos, sus deseos y sus creencias siguen siendo humanos y, así, aunque el mundo en el que viven es de un exotismo deslumbrante, puedes identificarte con ellos igualmente.

«Veredas», de Maureen McHugh

El relato de esta autora no parece de ciencia ficción. La protagonista es Rosni, una doctora en logopedia hija de immigrantes indios, que vive en la California de la actualidad. Un día, recibe un caso excepcional: una mujer ha sido internada en un psiquiátrico porque no parece ser capaz de comunicarse con nadie o entender lo que dice. Al parecer, habla un idioma que nadie entiende. Rosni es experta en trastornos del habla y autismo, y cuando le pregunta a la extraña mujer mediante señas y mapas de dónde es, ella responde que «de aquí», de Los Ángeles. ¿Está realmente loca como creen todos? La protagonista lo duda mucho, así que pronto consigue que la saquen del psiquiátrico y el gobierno le asigne un domicilio compartido y un trabajo.

Más tarde, el marido de la protagonista se fija por casualidad que las palabras que la extraña mujer ha escrito se parecen al inglés antiguo de «Beowulf». Siguiendo esta pista, la protagonista llega a unas conclusiones que entran, por fin, de lleno en el terreno de la ciencia ficción. Y ese es el principal encanto de este relato, el hecho de que, a veces, los sucesos excepcionales pueden pasar delante de nuestros ojos sin que nadie se dé cuenta.

«La vida secreta de los bots», de Suzanne Palmer

Este relato da nombre a esta miniantología y fue galardonado con un premio Hugo en 2018 en la categoría de «Relato largo». Trata de una nave espacial desvencijada cuya tripulación tiene una misión desesperada para salvar la Tierra de un ataque alienígena. La vuelta de tuerca en este manido planteamiento es que el protagonista es uno de los robots de mantenimiento de la nave. Por eso, aunque en varios momentos puedes «escuchar» a la capitana de la nave dirigirse a su tripulación, la mayor parte del diálogo se produce entre el robot protagonista y el ordenador de la nave, así como con otros robots. Todos ellos parecen tener una inteligencia artificial muy desarrollada, incluso aunque su función sea reparar brechas en el casco u otras tareas de mantenimiento.

El protagonista es activado para cumplir con una misión crucial: eliminar una plaga biológica que anda suelta por las bodegas y que puede poner en grave peligro la misión de la nave si llega a cierta cámara. Sin embargo, y contra todo pronóstico, el metálico protagonista usará su inteligencia y su valentía artificiales para hacer mucho más que dar caza al bicho, e incluso aprenderá de él.

Al haber sido galardonado con un premio Hugo, pensaba que este relato me iba a impresionar más. Es ciertamente original, pero tal vez había puesto las expectativas demasiado altas.

«La luna no es un campo de batalla», de Indrapramit Das

Este relato cuenta las memorias de una soldado sobre sus años de servicio en las fuerzas de defensa de la base lunar de la India. Es original porque a medida que avanza el relato te das cuenta de que en realidad se trata de una conversación entre ella y un periodista que la conoció de joven y que vuelve a preocuparse por ella durante su vejez. Por otro lado, el hecho de que la protagonista sea india dota de cierto exotismo a la historia, ya que el patriotismo inculcado en la base lunar de su país se mezcla con tintes de la mitología hindú.

En el fondo, es una crítica a la forma despiadada en la que un gobierno, pese a sus enormes avances tecnológicos, puede aprovecharse de los miembros más cruelmente marginados de la sociedad. También resulta interesante el desarrollo histórico de los viajes interestelares que hace el autor, con una fase inicial de asentamientos militares en la luna de tres potencias: India, China y Rusia, donde la ausencia de los EE. UU. es significativa. Es muy probable que la llegada de una sonda india al satélite lunar en 2008 y la intención de este país de mandar astronautas en 2025 fuera la chispa que inspiró al autor a escribir este relato a base de extrapolar este hecho. Siguiendo con la extrapolación, valen mucho la pena las reflexiones que plantea sobre los viajes interestelares a través de la protagonista.


En definitiva

Cuatro historias cortas de ciencia ficción de temas variados y por un precio imbatible (gratis con tu compra). Me gusta sobre todo la primera y luego la tercera, porque son las que tienen más extensión y tienen verdadera tensión, pero aunque las otras dos son mucho más pausadas, las cuatro son originales.

[Pensando en usar estos relatos como inspiración para partidas de juegos de rol, el primero podría estar bien como introducción para jugadores de Eclipse Phase. El segundo podría dar ideas para una buena partida de La llamada de Cthulhu, en principio sin relación con los mitos. El tercero sería genial como una partida de Paranoia en la que todos los personajes jugadores sean robots. Y el cuarto podría usarse como base para jugar una aventura de M-Space donde los personajes jugadores son los primeros astronautas (ya sean chinos, rusos o indios) en realizar un viaje interestelar.]

Desde luego, hay que aplaudir la iniciativa de la editorial Gigamesh por difundir estos cuatro bocados de ciencia ficción y mostrar al público español algunos autores de los que más adelante puede que leamos alguna novela. El año que viene parece que repetirán el mismo formato de libro gratuito, y ya tengo ganas de ver qué relatos incluye. Eso me servirá de incentivo añadido para ponerme con las lecturas que tengo pendientes, porque no me gusta acumular libros sin leer en las estanterías, ¡así que hasta que no me acabe los que tengo no voy a comprarme más!

viernes, 10 de mayo de 2019

Noticias de Mythras, RuneQuest y juegos D100 (mayo 2019)

36 comentarios
 
Empieza a hacer calorcito y ya hace mucho de las frías noticias de febrero. Por eso, a continuación puedes leer una recopilación de noticias sobre RuneQuest, Glorantha, Mythras y varios otros juegos relacionados con el sistema D100, como Revolution D100 o Dancú, que he ido recopilando desde entonces. Como en otras ocasiones, las he dividido por editoriales.



The Design Mechanism


En un reciente podcast centrado en el juego de rol Mythras, la editorial ha revelado que este mes de mayo publicará los dos suplementos siguientes:
  • Sorandib: suplemento de Jonathan Drake sobre una ciudad del mundo de Thennla (donde se sitúan otros suplementos como Korantia), que incluye aventuras. Este material ya lo publicó Mongoose Publishing para su juego Legend bajo el título Age of Treason: The Iron Companion. Ya que ahora lo adaptan para Mythras, van a añadir algo de nuevo contenido a la descripción y aventuras de esta ciudad de artificieros mágicos en decadencia situada a las puertas de la región de Assabia.
  • Mythras Companion: igual que Ships & Shieldwalls, esta es una recopilación de reglas adicionales que han ido apareciendo en otros suplementos de Mythras, como las reglas de vehículos de Luther Arkwright. Además, incluirá reglas opcionales totalmente nuevas, como reglas de persecuciones y reglas de combate social basadas en el mismo sistema que el de combate (¿seguramente mucho mejores que estas?). 
Sorandib forma parte del imperio taskano.

Por otro lado, poco después de publicar las anteriores noticias, esta editorial anunció que está trabajando en tres futuros suplementos muy interesantes que piensa publicar mucho más adelante:

  • Mythic Babylon
  • Mythic Polynesia
  • Mythic Aztecs

Ken St. Andre, uno de los fundadores de la afición de los juegos de rol, se encargará de escribir el suplemento Mythic Aztecs para el juego de rol Mythras. Ken es el legendario autor de Tunnels & Trolls, nada menos que el segundo juego de rol nunca publicado, y también creó el primer juego de rol de ciencia ficción, titulado Starfaring. Sin embargo, en España sin duda es más conocido por ser el autor del juego Stormbringer que creó para Chaosium. Mythic Aztecs se prevé para 2020 o 2021 y seguirá el mismo esquema que otros suplementos de la gama «Mythic», como Mythic Rome o Mythic Britain.


Nosolorol


Curiosamente, la editorial madrileña publicará pronto un juego de rol también relacionado con el imperio azteca, aunque puede que más centrado en el choque de culturas entre este pueblo y los conquistadores españoles. Usará un sistema de juego basado en el Basic Roleplaying con tiradas de percentiles y su autor es un gran conocido en el panorama español, nada menos que Ricard Ibáñez, ínclito creador del juego de rol Aquelarre. El juego en cuestión se titulará Nahui Ollin (el mundo del quinto sol, según la mitología azteca) e incluirá mitos, dioses y tres tipos de magia: maleficios, rituales y magia de sangre. También incluirá un bestiario mítico, 4 aventuras listas para jugar y tal vez lo más interesante: la posibilidad de crear y jugar con personajes tanto americanos como europeos y, por lo que sugiere el anuncio oficial de Nosolorol, es posible que cubra no solo el imperio azteca, sino también los incas y los mayas, aunque conseguir detallar estas tres culturas en un solo libro me parece una tarea complicada.

Un americano contra un europeo en Nahui Ollin, el próximo juego de rol D100 de Ricard Ibáñez.

Dado que Ken St Andre está creando un libro muy parecido para Mythras, y con lo que me gusta descubrir más detalles sobre los pueblos precolombinos, tengo muchas ganas de ver cuál de los dos libros es mejor, porque seguramente me acabaré comprando los dos. Ken y Ricard, ¡un enfrentamiento de pesos pesados!


HT Publishers


Ricard Ibáñez también ha escrito otro juego de rol D100 para HT Publishers, que debería salir publicado este 2019: El sueño de Cthulhu. Un juego sobre el primigenio más dormilón y viajes en el tiempo, del que aún no se sabe nada más. Además de Revolution D100 (ver más adelante), esta editorial ha prometido una campaña de Cthulhu para acompañar este juego y también tienen pendiente un juego D100 sobre la Roma clásica: Roma D100. Todo esto debería haberlo incluido en las noticias anteriores, ¡pero se me olvidó!


77 Mundos


Mientras tanto, el viaje de la edición en español de Mythras continúa. El PDF de La isla de los monstruos ya está en manos de los mecenas y muy pronto llegarán los ejemplares físicos. Más adelante llegará Fantasía Clásica (mazmorreo) y la traducción de Ships & Shieldwalls, Barcos y batallas, que como su nombre indica, incluye las reglas para navegación y batallas multitudinarias.

Por otro lado, en la reseña de M-Space, Carlos de la Cruz comentó que 77Mundos va a traducir y publicar en español este juego de rol de ciencia ficción. Es una idea fantástica para demostrar que Mythras puede usarse para géneros muy distintos. Además, luego en el foro de Nación Rolera añadió que van a darle una maquetación distinta, más parecida a la de resto de libros, lo que parece una muy buena idea, sobre todo si ya aprovechan y le añaden algunas ilustraciones nuevas.

El juego de rol Mythras acompañado de varios de los suplementos que van a acompañarle en su traducción al español.


Alephtar Games


En marzo, Paolo Guccione reveló los planes que tiene para su juego Revolution D100 en 2019. Llevaba mucho tiempo callado porque ha estado un tiempo liado traduciendo un juego sobre ninjas. Para empezar, el reglamento se traducirá a varios idiomas. Ya sabemos que HT Publishers lo traducirá al español, pero la propia Alephtar Games lo traducirá al francés y al italiano. Esta traducción se hará a partir de una edición en inglés revisada donde se explicarán mejor los detalles de las reglas que a los jugadores les ha costado más entender hasta ahora y donde también se simplificarán algunas de las partes más detalladas. Para los que ya tenemos la actual edición, se pondrá a la venta un pequeño documento con los cambios por un precio mínimo.

Este proyecto de traducción se financiará mediante una campaña de mecenazgo que se lanzará alrededor del presente mes. El nuevo libro en tapa dura tendrá 256 páginas a todo color. La campaña incluirá una nueva impresión de las cartas de combate y otros extras como un marcador de la iniciativa (que me hubiera venido muy bien la primera vez que probé este juego).

En cuanto a suplementos, aparte de reeditar antiguos suplementos como Stupor Mundi (Edad Media en tiempos del Sacro Imperio Romano Germánico), Wind on the Steppes (mongoles) y Crusaders of the Amber Coast (caballeros y paganos bálticos) la editorial ha anunciado una nueva ambientación: Irem, la ciudad de los 10000 pilares, un mundo de mazmorreo creado por los mismos autores de Ultima Forsan para Savage Worlds y Extraordinary Renditions para Delta Green. Otro mundo que añadir a la lista de las ambientaciones de juegos D100.

Por último, la ambientación steampunk basada en el webcomic de Rose Loughran, Red Moon Rising, siegue en proceso de creación, aunque avanza lentamente. Se prevé su publicación para finales de 2019.


Chaosium


RuneQuest: Roleplaying in Glorantha

Chaosium ya ha puesto la venta el estuche con los 3 primeros libros de esta línea: reglamento, bestiario y pantalla del máster con aventuras iniciales. El precio asusta bastante (106€), pero en realidad sale un pelín más a cuenta que comprarlos por separado e incluye los PDF.

El estuche con los 3 libros y su contenido desparramado: mapas, hojas de personaje a color, aventuras... échale un vistazo.

Por otro lado, el 3 de marzo, Rick Meints comentó los proyectos que están más cerca de estar terminados, aunque aún no han entrado en la fase de maquetación. Combinado con la información que Chaosium reveló en una convención del norte de Alemania llamada HeinzCon, tenemos lo siguiente:

The Smoking Ruins: finalmente se ha concretado el título de este libro de escenarios de al menos 128 páginas. Las aventuras se sitúan en la región de los Pastizales, al oeste de Sartar, y son de diversos autores de gran calado, como Chris Klug (autor del juego de rol James Bond), Steve Perrin (diseñador del primer RuneQuest) e incluso de Greg Stafford, terminado por Jeff Richard.
Caja de inicio de RuneQuest: como la excelente caja de inicio de La llamada de Cthulhu, pero para RuneQuest. Perfecta para novatos, con aventuras muy sencillas con PJs pregenerados, buenos mapas, set de dados y concebida para ir aprendiendo las reglas y a hacer de máster.
The Pegasus Plateau and Other Stories: libro de miniaventurillas y encuentros fáciles de insertar en cualquier campaña y listas para jugar con poco tiempo de preparación. La meseta del pegaso es un accidente geográfico situado en las tierras de la tribu Locaem, en Sartar. Los autores son gente muy diversa como: Steffi Devaugn (WoD), Helena Nash (7 TV, Conan RPG), John Wick (7.º Mar), Cam Banks (Coretex System).
GM Sourcebook: al menos 192 páginas. Incluirá información sobre qué es una búsqueda heroica, cómo hacer aventuras de búsqueda heroica, cómo crear la sensación de que los personajes están interactuando con el mundo de los mitos, cómo hacerlo sin saber nada más que lo incluido en este libro. También incluirá unas breves reglas sobre búsquedas heroicas, como qué tipo de recompensas se obtienen en estos rituales. Por otro lado, en sus páginas podremos ver un índice de la campaña del Paso del Dragón de 30 años, al estilo Pendragón. Será una guía para jugarla toda o para centrarte solo en una parte. No querían que pasara como con Mundo de Tinieblas, donde no sabías cómo iban a afectar los acontecimientos a tus personajes hasta que se publicase el siguiente libro. También se describe cómo jugar grandes batallas y consejos de máster, como cómo hacer que cada tipo de jugador logre disfrutar de una partida de RuneQuest. También cómo introducir las runas, los cultos, los gremios y grupos sociales en las partidas de RuneQuest Glorantha. Incluirá incluso reglas de tesoros y, en definitiva, será interesante incluso aunque prefieras otro juego de rol.

Ilustraciones de heroínas y héroes para el GM Sourcebook: Jar-Eel, Harrek y Argrath.

Gods and Goddesses of Glorantha: al menos dos volúmenes de más de 200 páginas cada uno, centrados en las descripciones largas de las principales religiones de Glorantha, acompañadas con unas 100 ilustraciones (creo que puedes ver algunas aquí).

El 5 de marzo, Jeff Richard amplió un poco la información sobre el suplemento de divinidades, el «Dioses y Diosas de Glorantha». Seguramente será un libro en dos volúmenes, ya que incluirá la descripción extensa incluyendo los mitos principales de más de 70 religiones. Sin embargo, no será exhaustivo. Esto es lo que no incluirá:
  • El Dios Invisible de Occidente. Este se describirá mejor en su propio libro, junto con interpretaciones materialistas y humanistas del libro de divinidades, además de ser el libro de sobre la hechicería.
  • Godunya y el Oriente. Lo mismo.
  • Pamalt y el Sur. Lo mismo. Jeff escribió el culto de Pamalt para el libro y estuvo de incluirlo, pero al final pensó que tendría más sentido incluirlo con todo su panteón en un libro exclusivamente centrado en Pamaltela.
  • Deidades menores de importancia local, como Pavis, Lanbril, Flintnail, otros dioses de las ciudades, etc. Estos es mejor describirlos junto con sus ambientaciones.
  • Deidades que pueden tratarse mejor como máscaras o nombres alternativos de otras divinidades, como Elmal, Buserian, etc.
Por el contrario, a continuación puedes leer la lista de dioses y diosas que sí incluirá el libro (o libros, más bien), pero no ordenados alfabéticamente, sino agrupados en panteones elementales (como en el Glorantha Sourcebook):

1. Kyger Litor 2. Annilla 3. Argan Argar 4. Gorakiki 5. Xiola Umbar 6. Zorak Zoran 7. Magasta 8. Coralinthor 9. Dormal 10. Engizi 11. Oslira 12. Ernalda 13. Aldrya 14. Asrelia 15. Babeester Gor 16. Caladra y Aurelion 17. Donandar 18. Eiritha 19. Flamal 20. Las diosas de los cereales 21. Hykim y Mikyh (incluye Telmor y Basmol) 22. Maran Gor 23. Mostal 24. Ty Kora Tek 25. Uleria 26. Yelm 27. Dayzatar 28. Dendara 29. Gorgorma 30. Lodril 31. Lokarnos 32. Los Fuegos Menores 33. Polaris 34. Shargash 35. Yelmalio 36. Orlanth 37. Chalana Arroy 38. Eurmal 39. Issaries 40. Lhankor Mhy 41. Daka Fal 42. Hijo Pródigo 43. Heler 44. Humakt 45. Mastakos 46. Odayla 47. Toro Tempestuoso 48. Valind 49. Waha 50. Yinkin 51. Las Siete Madres 52. Danfive Xaron 53. Deezola 54. Etyries 55. Hon-eel 56. Hwarin Dalthippa 57. Irrippi Ontor 58. Jakaleel 59. Nysalor 60. La Diosa Roja 61. Yanafal Tarnils 62. El Caos Primordial 63. Bagog 64. Cacodemonio 65. Murciélago Carmesí 66. Krarsht 67. Krjalk 68. Mallia 69. Pocharngo 70. Thanatar 71. Thed 72. Vivamort

Mola porque en un principio los dioses del Caos iban a describirse en un libro aparte, pero al final se han incluido unos cuantos. Por el lado negativo, el hecho de que esto vaya a convertirse en dos enormes tomos mitológicos tal vez ahuyente a algunos compradores. Y encima Jeff aún se está debatiendo si incluir dioses como el Hombre Astado, Triolina, Subere, Wachaza y Voria. Según afirma el autor, la redacción de este libro ha sido una tarea comparable a la de crear la enciclopédica Guide to Glorantha.

Finalmente, el 5 de marzo Michael O'Brien de Chaosium comentó unas conversaciones que tuvo sobre un futuro suplemento de aventuras en el Condado Solar y el valle del Zola Fel, que compondrán una nueva edición del antiguo suplemento Sun County. También anunció que pronto dirán cómo publicar material fan para RuneQuest y HeroQuest Glorantha.

Un vistazo al borrador de las aventuras que incluirá el suplemento sobre el Condado Solar.

Videojuegos

El 11 de marzo, se anunció que Black Shamrock, una empresa dublinesa, está trabajando en la creación de un videojuego de rol basado en RuneQuest Glorantha. Esta empresa, que en 2017 fue adquirida por Virtuos, una empresa más grande de videojuegos, está especializada en videojuegos de estrategia y rol para PC y consolas. De hecho, muy pronto sacará a la venta un videojuego basado en el juego de rol Paranoia.

Por otro lado, Chaosium ha firmado un contrato con una empresa francesa para producir una serie de videojuegos de La llamada de Cthulhu después del primero ya a la venta.

7.º Mar

El 2 de abril Chaosium sorprendió a todos al anunciar que el juego de rol 7.º Mar pasa a formar parte de la editorial fundada por Greg Stafford. Al adquirir este juego para su catálogo, lo primero que hará Chaosium será cumplir las entregas de los mecenazgos de la segunda edición del juego y del libro 7.º Mar Khitai. Además, John Wick, el autor de 7.º Mar, pasará a trabajar para Chaosium como director creativo de esta línea y ya estña colaborando en algunos escenarios para RuneQuest.

John Wick, creador de 7.º Mar, se ha puesto la camiseta de Chaosium para salvar el mecenazgo de la segunda edición.

La llamada de Cthulhu

La trilogía de libros que forman la nueva edición de Las máscaras de Nyarlathotep ha sido nominada para los premios Origin en la categoría de «Mejor suplemento de rol». Además, ya se ha revelado la portada de una próxima campaña para Pulp Cthulhu: A Cold Fire Within, una campaña que pinta muy muy interesante y de la que ya hablé en esta entrada, y cuyo PDF estará a la venta a finales de mes. Por último, ya están disponibles en PDF el suplemento sobre Berlín, la reedición de Terror Australis, las aventuras del Oeste Shadows over Stillwater y las cartas, cuya publicación me había pasado desapercibida.

Terror Australis, las nuevas máscaras, Secrets of Berlin, Shadows over Stillwater, las cartas y A Cold Fire Within


Edge Entertainment


Esta editorial ya anunció hace unos meses que va a publicar la 7.ª edición de La llamada de Cthulhu. Al parecer, después del reglamento o Manual del Guardián saldrá la Pantalla del Guardián y la Guía del Investigador y más tarde Pulp Cthulhu y la campaña The Two-Headed Serpent. Más adelante, también tienen en mente sacar la caja de inicio.

Sin embargo, en enero anunció que va a publicar la traducción de RuneQuest: Roleplaying in Glorantha y siguen sin haber añadido nada más ni hacer ningún otro anuncio. Me resulta incomprensible su silencio respecto a RuneQuest, sobre todo cuando la cara francesa de esta misma editorial ya ha publicado el RuneQuest Quickstart en francés. ¿Alguien tiene una explicación?

Libros próximamente en español, no como RuneQuest Glorantha, que lo tienen en un cajón oscuro.

Suseya Ediciones


Esta pequeña editorial española va a publicar un juego de rol de fantasía titulado Dancú. Su autor, Iván González, ha creado un mundo mágico con dioses, razas clásicas como enanos y elfos, y una misteriosa armadura mágica legendaria alrededor de la cual giran las aventuras incluidas. El juego usa un sistema de tiradas de percentil como el BRP o RuneQuest, pero incluye progresión por niveles. La publicación del juego tratará de financiarse a finales de año mediante una campaña de mecenazgo y puedes descargarte un avance en este enlace.


Otras publicaciones


Skarfester libera Montante, un juego de rol de la vieja escuela adaptado al sistema D100. Disponible en descarga gratis en el blog Sargantana.

Carlos Negredo ha compartido Reinos Magnos, una visión del juego de rol Mythras remezclada con muchos elementos de Rolemaster, Warhammer y Stormbringer. Se puede descargar gratis por aquí.

Dancú, Montante y Reinos Magnos

Jornadas D100


Para terminar, si os apetece probar varios juegos de la familia D100, os recomiendo estas pequeñas jornadas que se celebrarán en Uña, Cuenca, el fin de semana del 8-9 de junio: el Día de las Runas. Para más información, pregunta en este blog. La primera edición del Día de las Runas fue una experiencia la mar de divertida, y esta promete más diversión.


Y hasta aquí las noticias que he encontrado por aquí y allá. ¿Qué te parece todo y qué esperas con más ansias?
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff