domingo, 14 de enero de 2018

Los últimos jedi: lo bueno y lo malo

4 comentarios
 
En diciembre de 2017 se estrenó la película Los últimos Jedi, el episodio VIII de la saga de La guerra de las galaxias. Por la calle todo parecía tranquilo. Pero mientras tanto... ¡¡¡internet ardía!!! Masas enfervorecidas de fans la criticaban sin piedad mientras la otra mitad de la masa de fans la defendía a capa y espada. Yo la fui ver y salí del cine sin saber muy bien qué pensar. Algunas partes me habían gustado mucho. Otras menos. En general, tenía la impresión de que las partes que me habían gustado eran más que las que no. Pero para tratar de concretar mejor mi opinión sobre la película, empecé a leer varias críticas por internet. Hasta vi el vídeo en el que Kevin Smith repasa la película (no lo vi todo, que es muy largo). Me ha encantado el análisis que hace el blog The Alexandrian. A continuación voy a expresar todo lo que he aprendido leyendo estas críticas y de ahí podrás ver la opinión que me merece esta película (ojo que hay spoilers).


Primero lo malo


El eje central del debate

Por lo que he podido observar, la opinión de los fans se divide sobre todo en ambos lados de una línea roja: «la relación de continuidad con la trilogía precedente». Es decir, si ves esta película como independiente de las trilogías anteriores, es una película buena. Por el contrario, si ves la película como una continuación de la saga, tienes motivos para odiarla. La nueva trilogía se estableció desde el inicio como una mezcla de los dos conceptos. Es decir, tratar de recorrer la línea roja y equilibrar elementos nuevos con otros de la trilogía previa. Parecía un buen plan para contentar a todo el mundo, es decir, público joven con público viejo. Y en principio pusieron los ingredientes necesarios: nuevos personajes jóvenes (Poe, Rey, Finn) y antiguos personajes viejos (Leia, Han, Luke). Podría haber salido bien. Se podrían haber hecho muchas historias buenas con eso. Por desgracia, se tomó una decisión fatal que resulta en desastre si eres del público viejo:


El maldito reboot

No solo es una falta de originalidad muy grande, sino que el hecho de que esta trilogía se base en una premisa copiada de la trilogía anterior menoscaba mucho las gestas conseguidas por los protagonistas. Imagínate que empiezas una nueva campaña de rol con los mismos personajes de la anterior y viene el máster y te dice: «bueno, pues todo lo que conseguisteis en la anterior campaña no ha servido de nada. Ale, a jugar». Es feo. Muy feo.

Claro que es plausible que surja otro grupo militar fascista que intente dominar la galaxia. Pero, ¿de verdad esta repetición era la única forma de continuar con la saga? ¿Otra vez el mismo planteamiento? Por ejemplo, podrían haber hecho que la República se enfrentara a unos restos del antiguo Imperio que tratan de resistir. O podría aparecer una invasión alienígena de fuera de la galaxia solo superable con el poder de la Fuerza. Cualquier cosa menos repetir el mismo esquema.

Para más inri, además de copiar la premisa básica, van y hacen «homenajes» a la anterior trilogía, como una nueva Estrella de la Muerte que destruye planetas y que los rebeldes se encargan de volar en pedazos. De hecho, me parece un insulto a la palabra «homenaje» cuando en realidad se trata de una mera repetición.


Sobre el episodio VIII en sí

El director de Los últimos Jedi no ha hecho más que continuar con las premisas heredadas de El despertar de la Fuerza, así que todo lo malo de esas premisas no es culpa suya. Habría sido aún peor si Rian Johnson hubiera ido en contra de eso. Por desgracia, ha seguido con las copias de escenas, como una batalla en un planeta blanco para dar tiempo a los rebeldes a retirarse ¡y encima con AT-ATs! O como un combate entre el jedi bueno y el malo frente al emperador o jefe supremo.

Quiero pensar que estas escenas copiadas son en realidad exigencias de los productores, que toman por tonto al público y no quieren arriesgar, solo ganar pasta. «Ponle ahí escenas muy parecidas a la trilogía anterior» debieron exigir al director y guionistas, «esa trilogía generó mucho dinero, y nosotros también queremos forrarnos, así que repetiremos escenas y los fans nos aplaudirán, es menos arriesgado, una apuesta segura». Grrr, qué rabia me dan estos «homenajes» y el beneficio que se quiere sacar a la nostalgia.


Los chistecillos

Empieza la película y de repente observo una escena que más bien podría formar parte de La loca historia de las galaxias. Me refiero a cuando Poe le toma el pelo al llamar al comandante Hux desde su X-Wing. Pero más adelante, cuando Finn, Rose y Chewbacca se infiltran en la nave de la Primera Orden, aparece una nave aterrizando, expulsando mucho vapor, y pienso «vaya, parece una plancha» y acto seguido, resulta que, efectivamente, es una plancha. Aunque está bien que haya humor, estas dos escenas me parecieron cercanas a la autoparodia. En la trilogía anterior había humor, como cuando Leia está andando por un pasillo detrás de Chewbacca y dice algo así como «¿Alguien puede apartar a este felpudo gigante?». Pero la plancha... Con la plancha se pasaron tres pueblos. Es como ver HardWare Wars.


Tampoco nos pasemos

Sin embargo, aparte de la plancha y sobre todo, lo horripilante que me resulta la mezcla entre remake y continuación, la avalancha de otras críticas que se han hecho a la película me parece desmesurada. Parece que hay fans que se han enfadado mucho al ver que las historias fan-fiction que ellos habían conjeturado se han hecho añicos en esta nueva entrega de la saga. Como si alguien tuviera que respetarlo... Me parece muy ingenuo. Por otro lado, tenemos que todo el universo expandido con su Mara Jade, su Ben Skywalker y los hijos de Leia y Han se ha ido por el desagüe. Eso sí entiendo que toque un poco más la fibra, ya que todo eso fue oficial hasta que llegó Disney y decidió pasárselo por el forro. Pero por lo menos los guionistas han aprovechado algunos elementos de ahí. Sin embargo, los fans más fanáticos no lo ven así y un grupo ha empezado a recoger firmas para que esta trilogía no se considere canónica dentro del universo de Star Wars. Absolutamente flipante. Pero volviendo a lo que decía al principio de este párrafo, a continuación voy a repasar varias de las críticas principales y ver por qué no son necesarias.

1. Múltiples y variados hechos que no encajan con la física

Criticar errores de física, como la extraña persecución de las dos grandes naves nodrizas o el hecho de que las bombas de los bombarderos caigan hacia abajo en el espacio, simplemente no tiene sentido en La guerra de las galaxias. Desde sus inicios, una de las premisas básicas de esta saga es que no se toma en serio la física. Se contenta con que lo parezca ligeramente, ya que es más fantasía que ciencia ficción. De lo contrario, ¿por qué no se congelan y asfixian los protagonistas de Una nueva esperanza cuando aparcan el Halcón Milenario en un asteroide? ¿Acaso el vientre del gusano gigante es perfectamente hermético al frío vacío espacial? Y los sonidos que hacen las naves espaciales y los cañones al disparar en el espacio y las explosiones ¿existen realmente cuando no hay oxígeno para que se propague el sonido? Hay muchos más ejemplos pero en definitiva, en estas películas hay que centrarse en la aventura y la acción, porque si te pones quisquilloso con la física no vas a disfrutarlas nada.

2. Not my Luke

Muchos fans están totalmente decepcionados por la actitud de Luke en esta película y encima Mark Hamill echó leña al fuego cuando afirmó en una entrevista que el guión tampoco representa a Luke como él lo imaginaba. Básicamente, consideran que es imposible que el Luke Skywalker de la anterior trilogía haya terminado siendo el egoísta y amargado personaje de Los últimos Jedi.

A mí me parece normal que empiecen a matar a los protagonistas de la trilogía anterior para dejar sitio a la nueva generación. De lo contrario, se restarían protagonismo entre ellos y sobre los nuevos pesaría la sombra constante de los viejos. Y todo el tema del fracaso de Luke es muy interesante. Todo el mundo comete errores y falla, incluso las grandes leyendas como Luke Skywalker. De hecho, cometer errores los hace mucho más humanos y creíbles. Por si fuera poco, al final de la película Luke se redime de forma impresionante de sus errores (ver más abajo sobre este tema).

3. Rey sabe hacer demasiadas cosas sin apenas entrenamiento

Esto no es un fallo, pero aunque lo fuera, no sería exclusivo de Los últimos Jedi. Cabe recordar aquí que en El imperio contraataca, Luke pasa un fin de semana con Yoda y luego ya se va a luchar contra el mismísimo Darth Vader. Y pierde, claro. Pero no creo que lo que le enseñó Yoda en dos días le haya permitido hacer las virguerías que hace durante el duelo en Bespin. Por otro lado, también hay que tener en cuenta que en Una nueva esperanza Luke destruye la estrella de la muerte confiando en la Fuerza para lanzar los torpedos sin haber tenido apenas entrenamiento. Solo una charlita con Obi Wan y listo. Quiero decir que las acciones de Luke, igual que las virguerías que hace Rey en la nueva trilogía, pueden explicarse meramente por el gran poder de la Fuerza que tienen previo a cualquier entrenamiento. Además, mientras que Luke es un granjero de clase media-baja, Rey lleva desde los 5 años luchando día a día para sobrevivir sola en un mundo desértico, así que es normal que esté curtida en el combate. Por si fuera poco, los guionistas se ocupan de dejarlo claro cuando Luke se sorprende al sentir el poder de la Fuerza que tiene Rey.



4. Toda la escena de Canto Bight no aporta nada porque termina en fracaso

Bien al contrario, esta escena tiene mucho sentido para el desarrollo del personaje de Finn y para uno de los temas centrales de la película (ver abajo). Y además, ¿desde cuándo las escenas que terminan en fracaso no aportan nada? Por ejemplo, el duelo de Luke y Vader en Bespin termina en fracaso. Pero ¿de verdad no sirve para nada? Claro que sí: el personaje de Luke evoluciona y descubre cosas sobre sí mismo. Una evolución necesaria cuyos frutos solo llegan a verse en la siguiente película. Pues lo mismo con Finn en Canto Bight. Pero en el caso de Finn, los frutos de su evolución ya se ven al final de la película, durante el combate en Crait, el planeta salado. Vayamos por partes.

Finn empieza en El despertar de la Fuerza siendo un desertor del Imperio, quiero decir... de la Primera Orden. No es un héroe, solo quiere huir. Pero gracias a la interacción con Rose y la aventura que viven en Canto Bight, Finn interioriza que es necesario luchar contra la opresión. Que a veces es necesario sacrificarlo todo por algo más mucho más grande que uno mismo. Y es gracias a esta evolución, a este cambio, que más tarde Finn decide darlo todo para defender a los rebeldes en Crait. Finn empieza así a convertirse en un héroe. Y gracias a esto va a poder desempeñar una función clave en el resolución de la trilogía en la siguiente película.

Además, la escena de Canto Bight no solo sirve para hacer evolucionar a Finn, sino también para hacer patente el mensaje final de la película (ver más abajo).


Y ahora viene lo bueno


En esta película se tratan una serie de temas importantes que hacen que todo sea algo más que una serie de escenas emocionantes. Estos temas componen el mensaje de la película y están relacionados con el desarrollo de los personajes protagonistas. Yo he identificado los siguientes 5:


1. Sacrificarse por los demás es mejor que huir

Esto es lo que saben bien todos quienes forman parte de la Resistencia y es lo que aprende Finn en esta película, concretamente en la injustamente denostada escena de Canto Bight. Es la idea que define a la gran mayoría de héroes y heroínas. Sin embargo, igual que Poe, Finn termina aprendiendo algo más, y es que...

2. El grupo está por encima del sacrificio heroico individual

Poe Dameron ya tenía interiorizado el punto anterior desde el principio de la trilogía. Pero en Los últimos Jedi su personaje evoluciona y aprende. A base de tortazos, pero aprende. Primero, después de hacer caso omiso de las órdenes de Leia durante la evacuación de D'Qan, esta lo degrada. Poe sigue en sus trece y más tarde se rebela contra sus superiores, por lo que recibe un nuevo tortazo. Poe simplemente hace lo que cree que es correcto según el punto anterior: llegar valientemente hasta donde sea por el bien común. Sin embargo, en esta película aprende que el comportamiento heroico, por loable que sea, no debe ser individual, sino conjunto con el resto de héroes. Finalmente, en la batalla de Crait se demuestra que ya ha interiorizado este mensaje cuando se retira del ataque siguiendo las órdenes. Esto contrasta justo entonces con Finn, que en ese momento ha aprendido el punto 1, pero aún no el 2. Luego Poe vuelve a demostrar que ha evolucionado cuando aparece Luke y se da cuenta de que el jedi legendario no se está sacrificando a pesar del grupo, sino por el grupo, y entonces organiza al resto de rebeldes para salvarlos a todos, subiendo así al mismo nivel que Leia. Ver este tipo de evolución de los personajes es lo que hace que cualquier narración tenga verdadera enjundia.



3. Vivir el presente es mejor que adorar lo viejo

Luke tiene esta obsesión de ser el último Jedi y el peso que eso le supone le abruma sobremanera. Antes de refugiarse en Acht-To, recopiló todos los textos que encontró sobre la Fuerza. Y ahora los desprecia, porque nada de eso le sirvió para evitar su error. Cuando aparece Yoda y básicamente le dice: «¿Quieres quemar los libros? Pues quémalos. No son importantes», Luke se queda a cuadros. Su maestro le está diciendo que venerar el pasado no es tan importante como saber vivir el presente. Es un mensaje tremendo. Sobre todo porque también me parece una metáfora de las películas de Star Wars en general y de las expectativas que generó la primera trilogía. Es como si el director nos estuviera diciendo: «vale que la trilogía original fue genial, pero si no la superáis no disfrutaréis nunca las películas de ahora».


4. Fallar forma parte del aprendizaje e incluso los mejores tienen permiso para fallar

La aparición estelar de Luke al final de la película es la culminación de la evolución de su personaje. De hecho, tras el El imperio contraataca y su primer duelo con Vader ya debería haber aprendido que fallar forma parte del aprendizaje. Pero claro, después pasó que se convirtió en una leyenda, las expectativas eran muy altas, y sobre todo las que él tenía de sí mismo. El hecho de haberse convertido en maestro le hizo olvidar esa lección. Al fin y al cabo, ¿no se supone que los maestros lo saben todo? La losa de ser una leyenda le hizo ser demasiado estricto consigo mismo y no puede perdonarse su gran fallo. Por suerte, aparece su propio maestro para sacar a Luke de su propia encerrona y decirle eso de «The greatest teacher, failure is».

Este es el mensaje que más me gusta de toda la película y me encanta cómo se representa en la historia trágica de Luke Skywalker. Por eso no entiendo la frase que he comentado antes de «Not my Luke». Todos los héroes necesitan tener defectos. Estos defectos los humanizan, los hacen creíbles, y hacen que sus hazañas sean verdaderamente impresionantes. Más allá de su gran valentía, su gran poder para vencer al mal, los héroes deben vencerse a sí mismos. Fíjate que si hasta los grandes héroes como Luke pueden fallar, ¿cómo no vas a hacerlo tú? Y eso, lejos de ser negativo, es muy bueno, porque el fallo te hará ser mejor.

Y cuando Luke deja de mirarse el ombligo, finalmente se redime de forma épica. A lo bestia. El héroe por antonomasia se va por la puerta grande. Me pareció una escena sensacional, sobre todo porque me encantan las sorpresas y no lo vi venir. Solo más tarde me di cuenta de que el aspecto de Luke en Crait es diferente y que su espada es azul.

5. Las buenas acciones no solo son buenas por sí mismas, sino por el ejemplo que dan.

Leia afirma al final que la Resistencia debe ser la chispa que prenda la mecha de la rebelión. Y luego se nos muestran imágenes de los niños explotados en Canto Bight mirando el cielo. Esto hace alusión al hecho de que la aventura de Finn y Rose en el planeta casino ha inspirado a estos niños. Sin que ellos mismos sean conscientes, su valentía se ha convertido en un ejemplo contagioso a seguir. Y esos niños tal vez en el futuro se unan a la Resistencia para luchar contra la injusticia. Otro motivo por el que la escena de Canto Bight sí es necesaria para redondear la película. Rose es la chispa que hace evolucionar a Finn. Luke es la chispa que hace evolucionar a Poe. Las acciones de este pequeño grupo de rebeldes que sobrevive al final de la película son la chispa para esos niños de Canto Bight. En definitiva, es un mensaje de esperanza.

Observar el desarrollo de estos cuatro temas mejora mucho mi opinión sobre la película. Además, hay otros mensajes más sutiles que también me gustaron. Me gustó mucho que la escena de Canto Bight sea una crítica directa a los vendedores de armas, por ejemplo. Es un ejercicio de mostrar los tonos de gris que nunca antes se había visto en la saga, y que hace que te plantees dilemas. ¿Vale la pena que la Resistencia compre armas de aquellos que permiten que se explote a niños en los casinos que frecuentan? También me gustó que liberaran a los perros gigantes de carreras, que me parece un mensaje en contra de la explotación animal. Lástima que Finn y Rose no liberaran también a los niños explotados del casino, pero supongo que no se puede tener todo. Me gustó que Chewbacca no se comiera el porg asado, que es un mensaje de vegetarianismo. Y claro, me gusta que la protagonista sea una chica fuerte, y que otro de los protagonistas sea negro.


Escenas que me parecen molonas

Aparte de los temas y los mensajes, me gustaron mucho varias escenas. Por ejemplo, el combate de Rey y Ben contra Snoke y su guardia imperial. La coreografía es fantástica, hay grandes sorpresas como la muerte de Snoke y el momento en el que Ben y Rey están brevemente en el mismo bando es genial. Lástima que el principio quedará empañado por ser una escena demasiado parecida al duelo final de El retorno del Jedi. Pero de eso ya he hablado al principio.

Otra escena que me gustó mucho es cuando la comandante de la Resistencia decide dar media vuelta a su nave y se lanza a la velocidad de la luz contra la nave de la Primera Orden. Cuando eso ocurre, la película se queda en un respetuoso silencio, y en la sala de cine no se oye ni una mosca. De hecho, al parecer en algunos cines de Estados Unidos se avisaba a los espectadores de que en un momento de la película se produce una pausa de sonido de 6 segundos... Lo hicieron porque, al parecer, hubo gente que se quejó porque creían que el sonido se había estropeado durante esos segundos y exigían una compensación (!). Alucinante.

Y finalmente, la aparición de Luke en Crait. Al principio me pareció que iba a ser una copia de la escena en la que Darth Vader lucha contra Obi Wan Kenobi en el episodio IV. Pero el efecto del fuego concentrado contra Luke, la nube de polvo que se disuelve, y él sigue ahí, muy a lo Dragon Ball... me pareció sensacional. Por no hablar de la sorpresa cuando Ben lo atraviesa con su espada.



Conclusión


En definitiva, una película buena. Podría haber sido mucho mejor sin el lastre del enfoque de esta nueva trilogía, pero qué se le va a hacer. Tal vez esta sea la mejor película que se podría haber hecho teniendo en cuenta lo poco que les gusta arriesgar a los productores de Hollywood y toda su maquinaria. ¿No crees?

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff