lunes, 1 de junio de 2020

Las jornadas de rol online RunasNet 2020

2 comentarios
 
El pasado fin de semana del 23-24 de mayo se celebraron unas minijornadas de rol online: las RunasNet. La particularidad de estas jornadas es que están centradas en los juegos de rol basados en el sistema D100, y en ellas caben desde Mythras a La llamada de Cthulhu, pasando por Against the Darkmaster o RuneQuest Roleplaying in Glorantha, por poner solo algunos ejemplos. En esta entrada cuento cómo fue mi experiencia en estas jornadas y las 3 partidas en las que participé.

Las runas gloranthanas a lo código de Matrix en el cartel que hizo Thorkrim de las RunasNet.

El maestro Thorkrim del blog Murallas Blancas es quien llevó todo el peso de la organización de estas jornadas y desde aquí le rindo un sincero aplauso por todo su esfuerzo desinteresado. En realidad, estas jornadas fueron la segunda opción. La primera era celebrarlas en una casa rural, en físico, alrededor de las mismas fechas. Pero claro, unos tipos muy pequeños llamados coronavirus lo impidieron, así que Thorkrim se puso manos a la obra. En cuestión de un mes preparó un cartel muy resultón, difundió la noticia, animó a másters y jugadores, y resolvió dudas por doquier. Y así hasta el fin de semana del 23 y 24 cuando empezaron a jugarse las partidas mediante videollamada y plataformas de rol online. ¡Una gesta nada desdeñable!

El día de las runas es un grupo al que puedes apuntarte si te mola la idea y está en las redes sociales de MeWe y Rol+. Si quieres leer una crónica de las primeras jornadas que se celebraron en 2018, sigue este enlace.

En esta edición forzosamente virtual se le cambió el nombre por RunasNet. Se presentaron 6 partidas distintas y participaron unos 14 jugadores. Puedes ver la lista de partidas aquí. Como ocurre siempre en estas jornadas, yo me habría apuntado a todas, porque las propuestas me parecían muy interesantes. Aun así, me apunté a la del viernes por la noche, Dragones de cuera, con el juego de rol Mythras. Luego el sábado me apunté a Excavación en Xié Shengong, para La llamada de Cthulhu, y el domingo por la mañana dirigí una partida de RuneQuest Glorantha: Las ruinas de los Aprendices de dios. Este frenesí rolero solo se explica porque debido al confinamiento, llevaba meses sin jugar a rol y el mono era ya acuciante. Por suerte, pude pactar con mi pareja esta locura de participación. Me habría apuntado también a la del domingo por la tarde, pero me pareció que ya sería abusar demasiado de la convivencia en pareja, así que me abstuve. Por desgracia, esa partida terminó cancelándose por falta de jugadores. Y no lo entiendo porque tenía muy buena pinta. Sobre todo después de haber visto la serie Watchmen de la HBO, que me encantó. Lo mismo ocurrió con la partida de Against the Darkmaster. Me imaginaba que esa se llenaría rápido después de la expectación que al parecer había generado ese juego de rol, pero extrañamente no fue así.


Dragones de cuera


Dragones de cuera fue una partida de Mythras muy bien dirigida por Emod en Roll20. La ambientación era histórica, de una parte muy olvidada de la historia española: los soldados a caballo que defendían las poblaciones de colonos en las tierras de Nueva España, en lo que hoy son los estados de California y Texas. Los protagonistas eran 4 dragones de cuera de distintas procedencias, recién llegados a San Antonio por diversas razones. Yo interpreté a Juan Francisco Martínez Curtidor, venido de un pueblo de la lejana Extremadura; luego estaba Giuseppe Fogliani de Aragón, un siciliano, interpretado por El Dorado, y finalmente Juan Quiroga, un criollo interpretado de forma excelente por Akerraken. Quiroga fue el personaje jugador que dio más juego y generó más risas, además de que tuvo un final épico de película. El cuarto personaje era un coyote (hijo de mestizo e india) sabio cuyo nombre ya no recuerdo, pero que llevó el máster directamente. Me gustó la hoja de personaje de Mythras (RQ6) en Roll20 porque está muy bien hecha y con cada tirada de dados te indica los grados de dificultad alcanzados, lo que es muy práctico.

Nuestra misión era acompañar a un franciscano hasta la misión de San Sabá.

De una forma lúdica, nos metimos en la piel de esas personas y aprendimos muchas cosas de su vida y su mundo. Ser dragón de cuera no era fácil, eso nos quedó muy claro a todos. Además, nos tronchamos de risa en diversas situaciones, claro. Y el final fue épico. Lo mejor de todo fue que todo lo que ocurrió en la partida, ¡ocurrió de verdad!

He aquí un par de frases que se escucharon durante la partida de Mythras: Dragones de cuera, así sin contexto ni nada para no hacer spoilers:

- ¡¡¡Vamos seguidme mis valientes!!! - comandante de los dragones, ante la mirada atónita de los PJ.
- ¡¡¡Quiroga, noooooooooo!!!!!!! - J. Francisco Martínez Curtidor, cabalgando con los ojos llorosos.

Mira que a mí en general no me suelen gustar los westerns, pero este tipo de western, más nuestro pero al mismo tiempo más desconocido y exótico, me encantó. Y según me contó el máster, ese fue precisamente su objetivo al crear el módulo, convencer a un amigo suyo de jugar un western aunque no le gustaban los westerns. Además, el potencial de los juegos de rol para enseñar historia siempre me ha parecido una de las grandes bazas de este medio.

Mi hoja de personaje de RQ&/Mythras en la partida y las tiradas con los niveles de dificultad incluidos a la derecha.


Excavación en Xié Shengong


El sábado jugué la partida de La llamada de Cthulhu: Excavación en Xié Shengong, dirigida por Thorkrim en la plataforma de rol online que incluye Rol+. Me atrajo esta partida sobre todo por estar ambientada en la actualidad, en China, y en unos parajes que quitan el hipo. En esta partida fui Jien Wu, un ingeniero técnico de excavaciones, muy campechano, que trabajaba en unas excavaciones arqueológicas. Los otros tres jugadores eran dos estudiantes de arqueología, interpretados por Rulobaullo y Mc Arron, y un geólogo experto en escalada interpretado por Nane.

Me gustó cómo el máster preparó los PNJ de la partida cada uno con sus fotos y descripciones para no perdernos. También fue ingeniosa la forma en la que fue mostrando el avance de la excavación y cómo se iban descubriendo los nuevos hallazgos. Además, los acontecimientos sobrenaturales o simplemente de mal rollito fueron in crescendo y las sorpresas, que hubo varias, nos llegaron como suele ocurrir por los flancos más inesperados. Salimos vivos y relativamente cuerdos de milagro, y mi personaje tuvo que hacer frente a un dilema moral muy interesante. En resumen: una gran partida.

El elenco de personajes de la partida de Thorkrim en Rol+, con los personajes jugadores señalados en verde.

Frases de la partida de La llamada de Cthulhu: Excavación en Xié Shengong, así sin más contexto:

- ¡Vengan aprisa, todos detrás del profesor Li!!! - Jien Wu
- ¡Aaaaaargghhh! ¡Socorroooo!!! - todos los personajes en algún momento de la partida.
- ¡Profesor Müller, cálmese! (le arrea un puñetazo). ¡Va usted a derrumbar la cueva con todos adentro! - Jien Wu
- Vamos, señor Wu, le compensaré con mucho dinero... - (censurado para no spoilear)

Thorkrim creó unas mini hojas de personaje resumidas en Rol+ para llevar la cuenta de la cordura más fácilmente.


Las ruinas de los Aprendices de dios


Finalmente, el domingo por la mañana me puse a dirigir una partida de RuneQuest Glorantha: Las ruinas de los Aprendices de dios. Hasta la fecha, solo había jugado dos partidas de esta edición, en las jornadas THE KRAKEN de 2016 y 2018. Y solo había dirigido una vez. Pero esa relativa inexperiencia no era ningún problema porque, al fin y al cabo, las reglas son muy parecidas a las del RuneQuest de JOC. Lo que me daba más pavor era dirigir online.

Solo había dirigido una vez online con anterioridad y dirigiendo a un solo jugador una sesión muy corta. Por suerte, en Roll20 hay una hoja de personaje de RQG que automatiza muchas tiradas y es muy práctica. Por ejemplo, al hacer clic en el botón de ataque, te dice el nivel de éxito, la localización de golpe afectada y te calcula el daño total de acuerdo al nivel de éxito obtenido. Aún no está traducida al español, pero todo se andará. Y de todos modos, al introducir una a una las habilidades ya las fui traduciendo.

Parte de la hoja de personaje de Roll20 para RuneQuest Glorantha

Por suerte, los jugadores colaboraron durante la partida con la gestión de la plataforma y con la gestión de las conexiones de la videollamada. El día antes de la partida quedamos una hora para probar que todo funcionase bien y para explicarles la hoja de personaje y cómo iba. Allí comprobamos que, con 6 personas conectadas a Roll20 se ralentizaban las comunicaciones, así que para la partida monté una reunión paralela en Zoom para vernos las caras y comunicarnos.

Para ahorrar tiempo, usé los personajes pregenerados que vienen en el reglamento. Solo Yanioth, la aprendiz de sacerdotisa de Ernalda, se quedó sin usar, porque limité la partida a 5 jugadores. Curiosamente, fue toda una sorpresa el papel que tuvo Primo Mono, un babuíno gigante que es un personaje secundario aliado de Vishi Dunn, porque tuvo momentos épicos y nos partimos de risa con él. Aunque en un principio la partida estaba pensada para el año 1620 TS del mundo de Glorantha, al traducir el trasfondo de estos personajes me animé a cambiar ese detalle. Situé la partida en el año 1625, que es el presente en la nueva edición, y donde el trasfondo ha cambiado bastante, para que encajara con los trasfondos de los personajes. Por ejemplo, el imperio lunar ya ha empezado a perder el control de las regiones de Sartar y Prax.

Captura de la escena en Roll20 donde presenté el trasfondo de la partida: la reina Leika, Argrath y el río Zola Fel en Prax.

Mi intención con este escenario era crear una aventura de mazmorra diferente a las típicas mazmorras de toda la vida. Con eso en mente, introduje varios elementos que hacen que no puedas estar tranquilo sin hacer nada. Lo malo es que se presta mucho a que cada personaje jugador se vaya por su lado, con lo que el máster, en este caso yo, se vuelve un poco loco pasando de una escena a otra para evitar que la gente se quede esperando. Aun así, creo que se lo pasaron bien.

Frases que se dijeron en la partida de RuneQuest Glorantha: Las ruinas de los Aprendices de dios, así, sin más contexto:

- Eh sí muy bien, pero vamos a ver, ¿a dónde va usted? - Harmast (el negociador)
- No, señor, no es lo que parece, es que se me ha metido un poco de polvo en el ojo ¡y no me he fijado que le metía el brazo en la alforja! - Harmast (tras pifiar una tirada)
- Síganme, síganme, que tengo que enseñarles una cosa... - Vasana (la guerrera)
- ¡Lo dice como si ese mono fuera mío! - Vishi Dunn (el ayudante de chamán).
- Me quito la ropa y me zambullo en el agua - Nathem (el cazador)
- Ah, ¿pero soy el único que ha decidido irse? - Harmast
- Podemos serte más útiles si nos sacas de aquí y te ayudamos a luchar contra los otros - Vishi Dunn
- ¡Hijos de perra, traidores! ¡Cuando Argrath se entere os mandará crucificar! - Veyra (PNJ)
- ¡Dadme solo unos últimos instantes en la biblioteca! - Sorala (la erudita)

Aunque fue algo agotador, me lo pasé muy bien dirigiendo la partida a estos jugadores. Tuvieron mucha paciencia conmigo, solucionaron todos los puzles muy rápido y se les ocurrieron ideas ingeniosas que ni por asomo yo podría haber anticipado. Una de las cosas que aprendí es que una aventura de una sesión en físico puede muy bien durar el doble online. Por suerte, los jugadores aceptaron quedar una semana después y así pudimos terminar el módulo como Orlanth manda. Es más, después de la partida los jugadores me dieron buenos consejos para mejorar el módulo, de forma que, si algún día logro publicarlo, incluiré a Emod, Albertus, Nane, El Dorado y Mandril Mojado en los créditos como playtesters. :-)

Escena de la partida en Roll20 donde los 5 jugadores eligieron a su personaje.

En definitiva, fue un fin de semana ligeramente estresante porque todo era bastante nuevo para mí y por las prisas de preparar la partida. Eso sí, disfruté como un enano, jugué con gente estupenda y, en fin, recomiendo estas jornadas a todo el mundo. Aunque las partidas presenciales siempre serán mejores, por el contacto directo entre las personas, las jornadas online tienen varias ventajas: para empezar, no tienes que desplazarte hasta el lugar. Luego, cuando se terminan, nadie se va a casa, porque ya estás en tu casa, claro. Eso permite que puedas seguir jugando otro día con la misma gente, como ocurrió en mi partida.

Si quieres participar en las siguientes jornadas de El día de las runas, estate atento a las redes y únete al grupo en MeWe y Rol+. Como se dijo en la charla de clausura en Rol+, aún no se ha decidido si la próxima edición seguirá siendo online tras el fin del confinamiento, pero si hay suficiente gente interesada en probar juegos D100, no me extrañaría nada. ;-)
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff