domingo, 27 de mayo de 2018

King of Dragon Pass: el primer videojuego de Glorantha

2 comentarios
 
Los juegos de rol y el mundo de los videojuegos llevan aliados prácticamente desde los inicios de estas dos formas de ocio, a veces arte. Las licencias oficiales confieren al videojuego un extra de público que ya conoce el juego de rol. Así, sin ir más lejos, Dragones y Mazmorras tiene videojuegos fieles a su sistema tanto situados en los Reinos Olvidados como en otras de sus ambientaciones, como Dark Sun o Planescape. Entre muchos otros, hay videojuegos de Warhammer, de La llamada de Cthulhu, de Traveller, de Shadowrun, de Mundo de Tinieblas ¡y hasta de Paranoia! De RuneQuest, por desgracia, aún no hay. Pero de Glorantha, por fortuna, sí. En esta entrada voy a hablar del primero de ellos: King of Dragon Pass, creado por David Dunham y su compañía A-Sharp. Una pasada de videojuego y la mejor introducción posible al mundo de Glorantha. En esta entrada hablo de la historia del juego, de qué trata, cómo se juega, algunos consejos y mi opinión personal.



La historia de su nacimiento y reaparición


En los años 90, durante la sequía de publicaciones de RuneQuest y Glorantha en general, David Dunham era un aficionado más de este juego y de este mundo de fantasía creados por Greg Stafford. En esos tiempos, junto a Jeff Richard y otros, Dunham jugó una campaña en Glorantha de larga duración con las reglas adaptadas del juego de rol Pendragón. Una variante a la que se llamaba «Pendragon Pass». El título de esta adaptación era adecuado porque la campaña estaba situada en Dragon Pass, el Paso del Dragón, pero no en el «presente» que se describía en los suplementos sobre Glorantha (como el Genertela), sino siglos atrás, en el 1300 TS. Concretamente, la campaña trataba sobre la recolonización del Paso del Dragón por parte de un clan orlanthi exiliado de la Tierra Heortiana. A este grupo de jugadores de rol los llamaban jocosamente «The Seatle Farmers Collective» porque quienes los veían jugar se sorprendían al comprobar que las partidas se centraban más en la gestión de las granjas y las vacas de los colonos orlanthis que en las gestas épicas típicas de las partidas de rol en mundos de fantasía.

Pues bien, David Dunham tenía una empresa de informática. Y se lo debió pasar tan bien con aquella campaña de «Pendragon Pass» que un buen día decidió ponerse a crear un videojuego situado en Glorantha, lógicamente sobre la recolonización humana del Paso del Dragón. Para ello, contó con la ayuda de Greg Stafford y Robin Laws entre otras muchas personas. A finales de 1999, su empresa A-Sharp publicó el videojuego King of Dragon Pass. Fue así como nació el primer videojuego situado en el mundo fantástico de Glorantha. Curiosamente, salió a la venta antes incluso de la publicación del juego Hero Wars (posteriormente conocido como HeroQuest). El 21 de marzo del 2000, el juego ganó el premio de «Mejor Arte Visual» del Independent Games Festival. Sin embargo, aunque el videojuego se hizo muy popular entre los aficionados de RuneQuest y Glorantha, la empresa de Dunham era pequeña y al ser incapaz de costearse una buena distribución, el videojuego nunca llegó a un público más amplio. Pero eso iba a cambiar...

Con el auge de Internet, la aparición de plataformas de venta de videojuegos online y los juegos para móviles, de repente se hacía mucho más fácil llegar a un público más grande. En 2011, King of Dragon Pass reapareció en la App Store de Apple. Una reedición del mismo juego con solo algunos retoques, disponible para Mac... y lo mejor de todo: ¡más de 40 escenas nuevas! Poco después, el juego original apareció también en GOG.com, una web especializada en vender videojuegos añejos. El mismo año, el juego se empezó a vender para iPhone y iPad. En 2014 la empresa HeroCraft portó el juego a Android y desde 2015 el juego está disponible en Steam. Ah, y también para Windows Phone.

Así se ve la versión 2.0 del videojuego King of Dragon Pass en un iPad.

¿De qué trata este videojuego?


La mayoría de los aficionados a Glorantha (como yo) se esperaba el típico videojuego de rol. Ya sabes, personajes que crear, mazmorras por explorar, bichos que matar, tesoros que saquear. O algo parecido. Pero no fue así. David Dunham hizo algo mucho más original. De hecho, hizo un tipo de videojuego único hasta el momento, ya que combina tres géneros distintos: el de gestión de recursos, el de los juegos de elige tu propia aventura y el de los juegos de rol.

En primer lugar, en King of Dragon Pass te ocupas de gestionar un clan de bárbaros orlanthis que acaba de asentarse en sus nuevas tierras en el Paso del Dragón, un entorno de fantasía con trolls, dragones, dioses y espíritus. Eso significa que hay que gestionar los recursos y enviar a gente a distintas misiones para conseguir más recursos o más fama.


Sin embargo, mientras tanto se suceden acontecimientos en forma de escenas muy variadas donde tienes que leer un breve texto que describe una situación. y debes elegir entre varias posibles decisiones. Normalmente son decisiones difíciles, de las que te hacen pensar. Y todas ellas van a tener consecuencias, buenas o malas. Incluso a veces no hay ninguna decisión buena, ¡sino muy mala, mala y menos mala! Así que cuidado, porque una cadena seguida de muchas malas decisiones llevará tu clan al olvido y la ruina total. Por otro lado, si eliges bien, tu clan prosperará en recursos, moral y fama. Y este árbol de decisiones que vas tomando, junto con la gestión de tu clan, se va registrando de forma que al final del juego tienes la saga completa de tu clan. Es decir, con tus decisiones en el juego creas una historia. Es como leer un buen libro interactivo.

Finalmente, la parte de los juegos de rol es la esencia que subyace a todo el juego y se hace patente de varias formas. En primer lugar, aquí no controlas un personaje, sino que controlas el destino de todo un clan. Un clan es un conjunto de familias extendidas, normalmente con un antepasado común, un total de hombres, mujeres y niños de unas 800 personas. Como en todo juego de rol, lo primero que haces es crear el personaje, en este caso, el clan. Este proceso de creación de tu clan es todo un golpe maestro de diseño, porque te inmersa nada más empezar de lleno en el trasfondo del mundo de juego: Glorantha sí, pero más concretamente la cultura orlanthi. Y es que, en lugar de crear el «personaje» repartiendo números aquí y allá como sería habitual, el videojuego se remonta al pasado más remoto de tu clan, durante el tiempo antes del tiempo, cuando tus ancestros caminaban con los dioses, y a partir de ahí te va contando sus orígenes míticos al tiempo que vas respondiendo a unas preguntas escogiendo entre varias opciones y así configuras el pasado, y por tanto, la configuración básica de tu clan. Por ejemplo, cuando termina esta mezcla entre introducción y cuestionario breve, sabrás cómo tus antepasados se prepararon para la boda entre Ernalda, diosa de la tierra, y Orlanth, dios del viento y las tormentas, sabrás quién es el enemigo ancestral de tu clan o en qué gran hazaña legendaria participó tu clan, y decidirás si tu clan está centrado en la guerra, en la paz o en un equilibrio entre ambos extremos. Todas estas decisiones tienen efectos de juego (escoger el nivel de dificultad es lo más evidente) pero la gran mayoría de estos no son nada obvios. Por tanto, el proceso es algo opaco y eso es genial, porque te obliga a centrarte mucho más en la narración y en el trasfondo, y menos en el hecho de «ganar la partida». Al fin y al cabo, este juego va de crear una historia: la de tu clan.

¿Quién es el enemigo ancestral de tu clan? Si luchas ferozmente contra él, tus antepasados te recompensarán.

En segundo lugar, nunca tomas las decisiones solo, sino que tienes a la asamblea de siete sabios del clan para ayudarte. Ves sus retratos en la parte inferior de la pantalla y, haciendo clic en ellos, puedes leer el consejo que te dan para ayudarte en la parte de gestión y en la de tomar decisiones. La sensación que se crea es la de estar reunido en un consejo de sabios a quienes pides su opinión por turnos. Después de oírlos a todos, eres tú quien decide qué hacer y quien toma la decisión definitiva, así que al jugar a King of Dragon Pass puede decirse que interpretas al líder del clan. Pero lo más maravilloso es que cada uno de estos siete sabios tiene una personalidad propia y, a base de consultarles, acabas conociéndola. Incluso puede que unos te caigan bien y otros mal. Unos tienen sus miedos, otros tienen sus obsesiones y otros hasta pueden hacerte reír con sus comentarios. Realmente es uno de los elementos mejor conseguidos del juego y lo que le aporta el factor más «humano». Además, como en muchos juegos de rol, estos personajes crecen en años y experiencia. Conforme pasan los años, los ves madurar, envejecer y morir, hasta que una nueva generación ocupa su puesto. ¡Algunos de ellos incluso te da verdadera pena cuando pasan a mejor vida! Y al mismo tiempo que envejecen, acumulan veteranía y sus datos de juego mejoran. Estos datos de juego son muy sencillos, solo siete categorías de habilidad o conocimiento, de los que suelen destacar en solo uno, ya sea Plantas, Animales, Negociar, Leyes, Magia, Combate o Liderazgo. Estos se definen mediante grados: Normal, Bueno, Muy Bueno, Excelente, Renombrado y Heroico.

Las chicas de mi clan son muy guerreras, por eso Brenna me aconseja matar directamente a estos forasteros del sur.

Finalmente, las decisiones que tomes no siempre serán buenas o malas según los criterios de una persona del siglo XXI. A menudo, la decisión más adecuada será aquella que encaje mejor con la forma de pensar de los bárbaros orlanthis, con sus leyendas, con sus tradiciones. Por este motivo, he leído algunas reseñas por ahí que afirman que King of Dragon Pass es un juego sobre una cultura: la orlanthi. Y no van desencaminadas, porque si interpretas bien esa cultura, igual que en los juegos de rol se fomenta que interpretes bien al personaje de acuerdo a sus creencias, el juego te recompensa con mayores posibilidades de llegar al final del juego con éxito.

El objetivo final del juego es que tu clan unifique primero a un conjunto de clanes vecinos para formar una tribu con tu clan a la cabeza. Si quieres, puedes elegir jugar la versión corta del juego que consiste en conseguir esto. Por otro lado, la versión normal consiste además en que tu clan luego logre unificar todas las tribus de la zona entronando a su líder como rey o reina del Paso del Dragón.


¿Cómo se juega?


El juego empieza con la introducción jugable que es a la vez el cuestionario de creación del clan que he comentado antes. También puedes jugar el tutorial para ir viendo cómo funciona todo. Una vez creado el clan, empieza la historia, en la que cada año debes ir haciendo acciones para que el clan prospere. Cada año se divide en cinco estaciones (Mar, Fuego, Tierra, Oscuridad y Tormenta) y el tiempo sagrado. En cada estación puedes hacer dos acciones, aunque a veces una de ellas se sustituye por una escena imprevista (ver abajo). Al final de cada año se llega al tiempo sagrado (Sacred Time) una pantalla donde puedes ver las profecías a tener en cuenta para el año siguiente y donde asignas los puntos de magia a diversos ámbitos para mejorar las posibilidades de éxito en ellos. Por ejemplo, tienes 12 puntos de magia y varias casillas para asignarlos. Puedes asignar 2 a las cosechas para asegurarte entrada de alimento en la Estación de la Tierra (que es cuando se recogen las cosechas), asignar algún punto a la guerra para tener mejores posibilidades de victoria en los ataques contra otros clanes, etc. Una vez asignados los puntos que quieras, empieza el año de nuevo con la Estación del Mar (que es cuando se siembra).

La versión original permitía invertir magia en tener más niños y podías ver un indicativo de la reputación de tu clan.

Las acciones que puedes hacer se dividen en varias pantallas, cada una dedicada a un aspecto concreto de la gestión del clan. En la pantalla del clan puedes ver el estado de ánimo de tu gente, que variará según los acontecimientos y tus decisiones. Si la moral está baja, hay botones para aumentarla un poco mediante banquetes o regalos. También es aquí donde puedes buscar más guerreros profesionales (weaponthanes) u otras profesiones que necesites. Finalmente, también puedes reorganizar el clan, cambiar de clan guerrero a equilibrado, por ejemplo, y seleccionar los nuevos integrantes del consejo de sabios (clan ring).

En la de agricultura (Farming) puedes repartir tus tierras entre pastos y cultivos, y es donde los consejeros te dan información sobre cómo va la reserva de alimentos. La versión original de 1999 incluía más factores a retocar, como repartir los cultivos entre cebada y centeno, o sacrificar animales para tener más comida, pero se eliminaron en la nueva porque no funcionaban bien o eran superfluos.

En la de relaciones diplomáticas (Relations) puedes enviar emisarios a otros clanes para ofrecerles regalos y convencerlos de que se alíen a ti, o para pedir favores en caso de necesidad. También puedes ver qué clanes te odian más y tal vez enviarles una delegación para persuadirles de que te odien menos o para poner fin a una reyerta entre clanes. La política de los regalos es fundamental para adquirir fama en la región.

Este es el clan de mi partida actual con la versión de iPad, que ya está muy avanzada y hay varias tribus en el territorio.

En la pantalla de comercio (Trade) es donde puedes enviar caravanas de comerciantes a otros clanes para intercambiar aquello que te sobra por algo que te falta, o para convencerles de establecer una ruta comercial permanente, lo que aporta beneficios. Por el camino, puede que el mercader se tope con bandidos, y entonces te saldrá una ventana con varias opciones para que decidas cómo reaccionar ante ellos. En esta pantalla también puedes ver los tesoros que tiene tu clan, son objetos mágicos que puedes encontrar o comprar por ahí y que aportan beneficios interesantes. Por ejemplo, las Botas de Ernalda otorgan sabiduría a ciertos miembros del consejo de sabios (seguramente las mujeres o las iniciadas de la diosa de la tierra).

En la sección de guerra tienes tres opciones. Puedes hacer una incursión para robar ganado a otro clan (cattle raid), esperando que no te detecten sus patrullas, o lanzar un ataque como Orlanth manda con todo tu ejército de granjeros con lanzas (fyrd) y tus thanes de armas. Al lanzar el ataque, puedes escoger qué objetivo quieres conseguir. Por ejemplo, lo más habitual es saquear las riquezas y así conseguir bienes y vacas. Pero también puedes optar por hacer prisioneros o quemar casas. Todo muy bárbaro, por supuesto. Luego puedes elegir la estrategia: ir a saco y lanzarte a la carga (lo más habitual), maniobrar para situarte en una posición ventajosa, atacar con armas de proyectiles (skirmish) y varias más. La batalla suele terminar pronto y te sale una ventana de victoria o derrota con todo lo que has saqueado y los muertos y heridos de cada bando. Pero a veces, en medio de una batalla aparece una ventana que describe una situación que alguien de tu clan se encuentra durante el combate. Si eliges bien entre varias posibilidades, puede que las acciones de esa persona ayuden a concederte la victoria. Es interesante porque le da tensión y emoción narrativa al combate y ayuda a que lo veas más «desde dentro». Como un pequeño momento de una partida de rol, por ejemplo. Las incursiones contra otros clanes suelen hacerse en la Estación del Fuego, ya que entonces los granjeros tienen poco trabajo en el campo. Pero ojo, también puede que te ataquen los trolls, los nómadas u otros clanes orlanthis. Por eso va bien construir defensas para tu clan, como una empalizada.

¡Las patrullas del clan Hiord no nos han visto venir, ja, ja! ¡A saqueaaaaarrrr!

En el apartado del mapa puedes ver dónde está tu clan y los clanes vecinos. Como acabas de llegar al Paso del Dragón, hay muchas zonas que desconoces y están tapadas de color blanco. Aquí puedes enviar misiones de exploración para descubrir los secretos de esta tierra llena de magia y tal vez obtener tesoros o nuevos conocimientos. Además, enviar exploradores sirve para eliminar bandidos de la zona.

En la sección de saberes (Lore) puedes leer información de dos tipos: sobre la historia y la cultura de los bárbaros orlanthis (trasfondo de Glorantha desde el punto de vista de este pueblo, útil para saber la mejor forma de actuar) y una descripción de los mitos orlanthis más importantes. Algunos de ellos no tienen efectos de juego, como la Búsqueda de los Portadores de la Luz, pero otros sí (ver a continuación).

La pantalla de magia es muy importante en un mundo de fantasía como Glorantha, ya que aquí es donde haces ofrendas o sacrificios a las divinidades y espíritus del panteón orlanthi para obtener su magia en forma de bendiciones. Estas bendiciones aportan beneficios permanentes a diversos aspectos de tu clan. Por ejemplo, la bendición Relámpago (Lightning) de Orlanth permite a tus guerreros lanzar rayos y así causar más heridas al enemigo en combate. Para que estas bendiciones sean permanentes, tienen que alojarse en altares, templos o grandes templos. El tamaño del templo indica cuántas bendiciones puede mantener activas. Por ejemplo, puede que conozcas las cuatro bendiciones de Ernalda, pero si solo tienes un altar, solo podrá mantener activa una de ellas. Es en esta pantalla donde puedes realizar rituales mágicos importantes.

En el clan Anmangarn ya tenemos un gran templo dedicado a Elmal, nuestra deidad principal.

Estos grandes rituales son las búsquedas heroicas (heroquests), uno de los aspectos más diferenciadores del trasfondo de Glorantha. Mediante estas ceremonias, uno o varios fieles de una deidad se transporta al mundo de los dioses, una dimensión mágica fuera del tiempo, donde recrean una de las hazañas del dios o diosa. Si actúan de la forma más parecida a como lo hizo la deidad en las leyendas, volverán al mundo de los mortales con un beneficio mágico para todo el clan. Por ejemplo, si recreas con éxito el mito de Humakt (dios de la guerra), los guerreros de tu clan serán más fuertes, gozarán de más victorias en combate o alguna otra ventaja. Sin embargo, estas búsquedas son peligrosas, así que si tienes mala suerte o no te preparas bien, el fracaso supondrá algún tipo de desastre para el clan. En el caso del mito de Humakt, puede que te ataquen más clanes de lo habitual, que tus guerreros sean débiles durante un par de años o que tu mejor guerrero muera o se pierda para siempre en el plano de los dioses (!).

Las búsquedas heroicas se desarrollan en el juego como una escena narrativa con varias pantallas. En cada una, el personaje que encarna al dios o diosa se enfrenta a una decisión con varias opciones y los jugadores deben seleccionar la que consideren que se ajusta más a la leyenda de la deidad. Las hazañas de los dioses se describen en la sección Lore que he comentado antes, así que si la has estudiado bien, te será más fácil escoger la opción correcta. Aun así, las escenas a veces te enfrentan a decisiones que difieren ligeramente de lo que dicen las leyendas, o la decisión que parece más apropiada de repente puede no funcionar como esperabas, de modo que tendrás que confiar también en tu instinto. Y este es el factor que hace que estos rituales sean emocionantes, porque te juegas mucho en ellos.

La sacerdotisa de Ernalda se transporta al reino de los dioses para recrear las hazañas de su diosa.

Antes de la aparición del videojuego King of Dragon Pass, el concepto de las búsquedas heroicas había sido descrito de forma muy difusa en los suplementos del juego de rol RuneQuest. Por fortuna, King of Dragon Pass ayudó a visualizar mucho mejor qué son, cómo se desarrollan y para qué sirven. Y todo eso antes incluso de la aparición del juego de rol narrativo HeroQuest.

Aparte de todas estas acciones para gestionar el clan, están lógicamente los acontecimientos imprevistos a los que debes hacer frente. Ocurren muy a menudo y son de todo tipo. Hay más de 400, de hecho. La mayoría son pequeños o grandes problemas que afectan al clan, pero también pueden ser sucesos positivos. Algunos no tienen mucha importancia, pero la gracia está en que la mayoría tienen consecuencias. Puede que el resultado de tus decisiones mejore o empeore la moral del clan, puedes ganar o perder ganado, vacas, guerreros, magia... Y algunos tienen consecuencias a largo plazo que dan lugar a nuevos acontecimientos y más dolores de cabeza. Por ejemplo, recuerdo la historia del tipo al que secuestran los jinetes de los colmillos. O la del tipo feísimo que te pide ayuda para encontrar esposa. O la historia de Derik, un niño que ha jurado vengarse de los jinetes praxianos. Son historias dentro de la historia del clan. También hay un acontecimiento que te permite usar triceratops en combate (!), aunque yo nunca lo he conseguido en mis partidas.

Si no sabes qué decisión tomar, puedes confiar en el experto de tu consejo de sabios. Cuando ninguna opción me convence, yo suelo confiar en la opinión del sabio con mejor característica de Liderazgo, aunque a veces también vale la pena seguir tu propia corazonada. Lo bueno de estos acontecimientos es que no puedes guardar la partida antes de tomar tu decisión, tienes que jugártela y afrontar las consecuencias, seas cuales sean. Es algo que te enseña realmente lo difícil que es ser líder a veces... ¡Y aquí se trata de llegar a ser rey!

¡Nos ataca una criatura gigante del Caos! ¿Qué hacemos? ¿La atacamos ya o vamos a buscar guerreros expertos?


Cómo llegar a ser «King of Dragon Pass»


Parte de la diversión de este juego consiste en descubrir tú mismo tu propio camino para conseguir el objetivo final y convertirte en rey... ¡o reina! del Paso del Dragón. Por eso, te recomiendo que solo leas los siguientes consejos si ya has tenido por lo menos una partida fallida. En otro caso, siempre es más divertido y gratificante lograrlo uno mismo por sí solo, incluso aunque sea a base de ensayo y error. Por otro lado, si ya estás hartísimo de ver cómo tu clan las pasa canutas pese a tus mejores esfuerzos, a continuación enumero varias recomendaciones:

- Nada más empezar la partida, reorganiza el consejo de sabios (clan ring). Escoge como líder al iniciado del dios principal de tu clan con mejor Liderazgo. Luego, escoge a los mejores en cada campo, pero sin que se repita ningún devoto de una deidad.
- Esto es muy evidente, pero vale la pena recordarlo: al repartir los puntos de magia del clan al inicio del año, reserva uno o dos puntos por si los necesitas más adelante.
- Controla siempre tu cantidad de vacas. Si te dicen que tienes pocas, pídelas a los vecinos que te deben favores, róbalas a los clanes con quienes te llevas mal o atácalos para quitárselas por la fuerza. El ganado lo es todo en este juego, ya que alimenta a tu gente incluso cuando hay malas cosechas.
- Invierte en templos y bendiciones. Céntrate sobre todo en tu deidad principal, ninguno de los demás templos debería ser más grande que el de tu dios principal. Todos los dioses ofrecen bendiciones útiles, pero algunas son más prioritarias que otras. Por ejemplo, alimentar a tu gente es una prioridad, así que te conviene tener las bendiciones de Ernalda. Y si quieres tener vacas sanas y en cantidad, te conviene tener las bendiciones de Uralda. Ya sabes: las vacas lo son todo. Por otro lado, tener bendiciones de dioses guerreros como Orlanth o Elmal te ayudará a defender tu clan frente a ataques o a conseguir comida y vacas a base de robárselas a otro clan, ¡je, je!
- Controla el mantenimiento de los templos. Fíjate en cuántos bienes (goods) produces al año consultando a los sabios del clan y cuántos se dedican a mantener los templos, y entonces sabrás cuántos puedes gastarte cada año para construir defensas o hacer ofrendas a los dioses para conseguir más bendiciones.
- Invierte en el templo de Issaries, dios del comercio. Céntrate en las bendiciones que aumentan la producción de bienes. ¡Lo segundo mejor que las vacas son los bienes!
- Explora tu tula (el territorio de tu clan), tres o cuatro veces. Las minas o fuentes de materias primas que encuentres te servirán para crear rutas comerciales con más facilidad.
- Crea todas las rutas comerciales que puedas. Cuando no puedas crear más, deberás ampliar el templo a Issaries.
- Es mejor forjar alianzas con clanes vecinos de tus tierras y tener como enemigos a los que estén más lejos. Siempre habrá algún clan que te odie a muerte, así que si eres un clan pacífico, te interesa que los clanes que te odian sean los más alejados. Pero si eres un clan guerrero o incluso equilibrado, te interesa tener a algún clan enemigo no muy alejado para así poderlo atacar sin tener que viajar mucho.
- Cuando hagas sacrificios a los dioses, ofrenda al menos un total de 7 vacas o bienes, o una combinación de ambos, por ejemplo: 6 bienes y 1 vaca. Sacrifica más bienes que vacas, ya que las vacas son más valiosas (las joyas y los botijos no se pueden comer). Algunos dioses prefieren recibir ofrendas solo de bienes, como Chalana Arroy.
- Construye defensas empezando por la atalaya y luego las siguientes poco a poco, a medida que te las puedas permitir.
- Nunca enfurezcas demasiado a las razas antiguas (trolls, hombres bestia, enanos, dragonuts).

Te lo dije: «no enfurezcas a los dragonuts», y tú, dale que dale, que no pasa nada... pues ahora mira.

- Si aparece un embaucador (trickster) en tu clan, inclúyelo en la asamblea de líderes. A veces te dará problemas y te entrarán ganas de matarlo, pero en general va bien tenerlo ahí porque te da un bonificador a las posibilidades de éxito de las búsquedas heroicas. Además, si de vez en cuando te atreves a confiar en sus disparatadas propuestas, puede que te lleves alguna grata sorpresa.
- Las búsquedas heroicas (heroquests) conceden grandes beneficios, pero son muy arriesgadas, así que toma notas de los mitos en la sección de Lore antes de emprender una búsqueda por primera vez. Elige a un buen candidato (ver siguiente punto) y mejor si tienes por lo menos dos o tres puntos de magia en reserva y has invertido puntos de magia para búsquedas heroicas al inicio del año. A veces, puedes hacerlo todo bastante bien y aun así fallar la búsqueda, así que no te desesperes, pero si el desastre es mayúsculo, vale la pena cargar la última partida guardada.
- Entre los candidatos para hacer las búsquedas heroicas, elige a iniciados de la deidad correspondiente al mito que vas a recrear, preferiblemente veteranos en su campo y mejor aún si son excelentes en Magia. A falta de un buen iniciado de ese dios, escoge al candidato seguidor del dios más parecido. Por ejemplo, usar una seguidora de la diosa Vinga para hacer una búsqueda heroica de Orlanth. Si no tienes un buen candidato para una búsqueda, haz otra o espera.
- En la segunda mitad del juego, invierte puntos en Destino y Heroismo al inicio del año e intenta hacer con éxito cada una de las siete búsquedas heroicas. Deja pasar dos o tres años entre cada búsqueda heroica.
- Activa las bendiciones que te dan los templos en el momento más adecuado. Por ejemplo, pongamos que tienes un pequeño altar a la diosa Vinga y tienes disponibles sus dos bendiciones, aunque el altar solo puede mantener activa una de ellas. Activa la bendición de las mujeres guerreras para poder defenderte y atacar mejor, sobre todo en la Estación del Fuego. Sin embargo, antes de enviar un grupo de exploración desactiva la bendición de las mujeres guerreras y activa la bendición que te ayuda en las exploraciones.
- Antes del final del juego deberías explorar los cuatro límites del mapa y los puntos principales con nombre (como Tarsh o Kero Fin).
- Finalmente, nunca uses el botón para pasar automáticamente de estación. Siempre hay algo que puedes hacer de modo que el tiempo avance solo y así aprovechar al máximo los turnos. Por ejemplo: enviar misiones diplomáticas, comerciales o de exploración en la Estación del Mar, saquear durante la Estación del Fuego, construcciones o sacrificios durante las estaciones de la Tierra y la Oscuridad, y un poco de todo durante la Estación de las Tormentas.

¡Dales fuerte, Orlanth!


Opinión personal


Confieso que me resulta muy difícil ser objetivo al valorar este videojuego, porque me encanta Glorantha y RuneQuest desde hace muchos años. Aun así, puedo decir que King of Dragon Pass es un juego muy innovador, que sirvió de inspiración para crear juegos posteriores de gran éxito en el círculo de las empresas indies de videojuegos, como The Banner Saga o Fallen London. Sobre todo, demuestra que no hacen falta grandes gráficos para que un juego sea tremendamente adictivo, sino que todos sus elementos colaboren para que quieras saber cómo continúa la historia. Es un juego que engancha y que te hace pensar aquello de «solo un turno más a ver qué pasa» y cuando te das cuenta ya han pasado 4 horas. Y, por supuesto, es un juego con el que el mundo de Glorantha cobra verdadera vida en tu ordenador, móvil o tablet. Antes de 1999, la fantasía de Glorantha siempre había carecido de un acompañamiento visual que resaltara sus elementos diferenciadores de forma atractiva (con alguna que otra pequeña excepción). Sin embargo, para crear este juego David Dunham encargó nada menos que unas 400 ilustraciones y tuvo que decidir aspectos de los orlanthis del Paso del Dragón que nunca se habían ilustrado hasta entonces. Por ejemplo, ¿cómo visten las iniciadas de la diosa Vinga? O ¿cómo se diferencian los orlanthis de Tarsh de los orlanthis del Paso del Dragón? Todo este trabajo no habría tenido éxito sin las ilustraciones de Stefano Gaudiano, Mike Raabe, Damon Brown y Jan Pospísil complementan el esqueleto del juego de una forma perfecta. En definitiva:

Este juego te encantará si...

- Te van las propuestas originales de empresas independientes.
- Te gustan al menos dos de los géneros que combina: gestión de recursos, elige tu propia aventura y juegos de rol.
- Has jugado alguna vez en el mundo de fantasía de Glorantha o te gusta.
- Quieres empezar a descubrir el mundo de Glorantha de una forma muy divertida (todo lo que necesitas saber está incluido en el videojuego).
- Quieres sacar un montón de ideas para dirigir una campaña de rol en el Paso del Dragón.
- Te gustan los juegos que te sumergen en un mundo diferente pero a la vez muy creíble, profundo pero a la vez divertido.

Mejor ni lo pruebes si...

- Te da pereza leer en inglés.
- Prefieres los videojuegos de acción, o más sencillos, o con excelentes gráficos en 3D.

Tráiler de King of Dragon Pass en Steam


Datos de juego:


Plataformas: Windows, Mac, iPhone, iPad, Android y Windows Phone.
Horas aprox. de juego: modo breve: 12 horas; modo normal: 40 horas.
Rejugabilidad: alta. Después de pasarte el juego en modo normal, puedes rejugarlo eligiendo otro nivel de dificultad, otro tipo de clan o tratar de llegar a ser rey o reina del Paso del Dragón con un líder del sexo opuesto. Los achievements de la nueva versión también ayudan. En todo caso, descubrirás escenas que no viste en la primera partida.
Precio: entre 10€ y 12€ según la versión y la plataforma, con buenas ofertas en Steam.
Página web de los creadores: A-Sharp
Curiosidades:
- Cuando compras la versión nueva con más de 40 escenas añadidas en gog.com, te dan también la versión original del juego de 1999. En general, la nueva versión es mejor, pero se echan de menos algunos detalles estéticos de la versión original, como la visión de los edificios y tierras del clan al inicio de cada año, así como la interfaz y el menhir con las bendiciones activas.
- En el consejo de sabios hay algunos retratos de los creadores del juego, como David Dunham, su esposa, y Greg Stafford.
- Las acciones de tu clan recrean las hazañas de Sartar, el héroe orlanthi que unificó las tribus del Paso del Dragón según el trasfondo de Glorantha y se convirtió en el primer rey de esa zona.
- En una de las más de 400 escenas narrativas aparecen unos forasteros muy extraños que representan el típico grupo de aventureros del juego de rol RuneQuest, en particular los de los grupos con extrañas combinaciones de razas jugables (un morocanthe, un dragonut, etc.).
- El cuestionario de creación de clan del videojuego se amplió y se incluyó como método para crear el clan orlanthi de los personajes jugadores en el libro de campaña Sartar: Kingdom of Heroes.

Aunque no tiene uso práctico, en la versión original molaba ver la imagen de tus tierras y ver cómo iban prosperando.

¿Más videojuegos de Glorantha?


Para terminar, David Dunham y su empresa A-Sharp están ultimando un nuevo videojuego situado en Glorantha (!). Será muy parecido a King of Dragon Pass, pero no tratará sobre los orlanthis, y se llamará Six Ages: Ride like the Wind. En el momento de escribir estas líneas está en fase beta de pruebas de juego. Puedes ver un trailer en esta entrada. Su publicación se prevé para otoño de 2018 y luego tal vez le seguirán nuevas entregas.

En fin, si aún no has probado el «Rey del Paso del Dragón», te lo recomiendo muy mucho. Hay muchas otras reseñas por Internet y montones de Let's play en Youtube, si no te decides. Y si ya lo has jugado, me encantaría que me contaras cuáles son tus impresiones sobre este juego.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el artículo. Jugué una buena temporada y ahora lo he vuelto a retomar hacer poco. Aprovecho para preguntar por si alguien sabe, ¿Es posible descargar las imágenes y/o los árboles de decisiones? Estaría genial poder disponer de ese material para hacer partidas de rol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel Ángel. :-)
      ¿Has conseguido pasarte el juego con un clan pacífico? ¿Has podido tener jinetes de triceratops en tu clan? ¡Cuéntame!
      Sobre las imágenes, si juegas en la versión original, ya sabes que puedes ver toda la ilustración de un acontecimiento pulsando la tecla de espacio. Luego lo que yo hago es hacer un simple pantallazo y recorto. Y sobre los árboles de decisiones, lo más parecido que te puedo recomendar es que le eches un vistazo a la sección «Events» de King of Dragon Pass en wikia.com ^_^

      Eliminar

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff