domingo, 15 de marzo de 2020

Criaturas raras de Glorantha: el jack o'so

26 comentarios
 
Si buscas en la página 86 del RuneQuest básico de JOC Internacional encontrarás una criatura rara a más no poder: el jack o'so. Un monstruo caótico con cuerpo de oso y cabeza de... ¡¿calabaza?! ¿Pero qué chorrada es esta? Tranquilo, a continuación te lo explico todo acerca de este misterioso monstruo de Glorantha y por qué Greg Stafford llegó a incluirlo en el juego de rol de RuneQuest. Es una explicación algo larga, pero espero que te resulte una lectura amena a la par que interesante. ;-)

Un jack o'so paralizando a una víctima, ilustración de Paul Jaquays para la portada del suplemento Griffin Mountain


¿Qué es un jack o'so?


Un jack o'so es un monstruo del Caos de forma humanoide, cuerpo peludo y una cabeza abotargada parecida a una calabaza. Son depredadores inteligentes en su mayoría solitarios con una capacidad mágica que los hace ser especialmente peligrosos, ya que su mirada hipnotizante puede dejarte paralizado e indefenso ante sus afiladas garras y colmillos. Aunque el RuneQuest de JOC no tenía una ambientación fija, es un monstruo propio del mundo de Glorantha creado por Greg Stafford.

Varias ilustraciones del jack o'so en diversas ediciones del juego de rol RuneQuest.


¿Por qué ese nombre?


En la edición original de RuneQuest, el monstruo se llama jack o'bear, así que el nombre del monstruo es un juego de palabras con la leyenda irlandesa de Jack-o'-lantern. Esta leyenda cuenta que había un hombre muy tacaño pero muy listo llamado Jack que, resumiendo mucho, robó a sus vecinos y engañó al Diablo para que no se llevara su alma. Al no poder entrar en el Cielo ni en el Infierno, tras su muerte vagó por la tierra en plan espectro atormentado. Para burlarse de él, el Diablo le arrojó una brasa infernal para que pudiera ver algo en la oscuridad del limbo. Pero como Jack era muy listo, sacó un nabo (sí, un nabo) que llevaba en el bolsillo (como hace todo el mundo), lo escarbó un poco y metió la brasa dentro para poderlo usar como linterna. De ahí el nombre: Jack of the lantern, abreviado Jack-o'-lantern, o Jack el de la linterna. Los niños irlandeses se entretenían haciendo linternas a base de nabos hasta que sus familias emigraron a Estados Unidos. Como allí no tenían muchos nabos, pero sí muchas calabazas, siguieron con la tradición cambiando la linterna-nabo por una linterna-calabaza. De ahí que en la fiesta de Halloween, aún hoy, se hagan farolillos vaciando calabazas, que en inglés llaman «jack-o'-lantern». Y como Halloween ahora se relaciona con las historias de terror, pues esas linternas se hacen con rostros monstruosos que den miedo.


De la linterna a la cabeza


Pero para entender del todo este asunto, hace falta hablar de otra leyenda: el jinete sin cabeza. Al parecer, hay muchas leyendas europeas sobre almas en pena que toman la forma de jinetes sin cabeza. Un escritor estadounidense llamado Washington Irving, autor entre otros, de Cuentos de la Alhambra, publicó en 1820 un relato breve titulado «La leyenda de Sleepy Hollow». Quien lo haya leído sabrá que tiene poco que ver con la película de Tim Burton, pero en fin. En el relato, los colonos holandeses de Sleepy Hollow hablan de su propia leyenda del jinete sin cabeza, y al final del relato entra en juego una calabaza. Pues bien, de algún modo que todavía no alcanzo a comprender, y con el paso el tiempo, algunos artistas malentendieron el detalle de la calabaza y empezaron a dibujar el jinete sin cabeza portando una cabeza de calabaza o sosteniendo en la mano una linterna con forma de calabaza de rostro diabólico. Tal vez simplemente fusionaron la leyenda de Jack el de la linterna con la del jinete sin cabeza. O no. Vete a saber. El caso es que la combinación de ser humanoide con la cabeza diabólica de calabaza resultó ser algo que daba bastante miedo. Supongo que de ahí también proviene ese héroe malote de Marvel, el motorista fantasma, que es una evolución más moderna de esta extraña fusión, aunque en este caso la calabaza se sustituye por un cráneo ardiente. Incluso hubo un archivillano llamado Jack O'Lantern. Pero me estoy yendo por las ramas. El caso es que ahora ya tenemos un tipo que da miedo y que es un fantasma con cabeza de calabaza. Ahora ya solo falta un tercer componente para terminar el cóctel del jack o'so.

Detalle de una ilustración de Fabio Leone del relato La leyenda de Sleepy Hollow, con la errónea fusión de linterna y jinete.


El bugbear de Dungeons & Dragons


Aunque esto va de RuneQuest y Glorantha, el juego de rol Dungeons & Dragons desempeña un papel crucial en el origen del jack o'so. Cuesta creer, pero fíjate en la ilustración de la derecha:

En la página 67 de Greyhawk aparece la ilustración del bugbear y sus amigos.

Esta ilustración creada por Greg Bell muestra varios monstruos y el más alto es un humanoide peludo con una cabeza extraña que recuerda a una calabaza. De hecho, es una calabaza. La ilustración aparece en un suplemento de la primera edición de D&D, el Supplement I: Greyhawk, publicado en 1975. Al final de todo de este libro, Gary Gygax describe por primera vez un monstruo emparentado con los hobgoblins: el bugbear. Como tantos otros monstruos, está basado en el folclore. En este caso, el bugbear es la versión medieval anglosajona del hombre del saco, un monstruo con forma de oso que vive en el bosque. Las madres usaban el cuento para aterrorizar a sus hijos y así forzarles a obedecer. Gary Gygax describe el monstruo algo así como «grandes goblins gigantes peludos». Al parecer, el aspecto del monstruo en la ilustración se debe a un error de comunicación entre Gary Gygax y el ilustrador, Greg Bell. Gygax le dijo que lo dibujara con «una cabeza como una calabaza» y el ilustrador se lo tomó literalmente y lo dibujó con una cabeza con forma de calabaza. En este caso, creo que debió pensar en esos jinetes fantasmales con cabeza de calabaza de los que he hablado antes. Debido a eso y durante años, los primeros másters de D&D describieron los bugbears a sus jugadores como monstruos con cabeza de calabaza. Finalmente, el error se corrigió cuando más tarde se publicó el Monster Manual y allí sí la ilustración fue la del monstruo peludo que Gygax había ideado. Y desde entonces, los «osgos» (traducción española del bugbear) tienen la forma actual que tienen (puedes ver uno aquí).


El verdadero origen del jack o'so


Cuando Greg Stafford estaba preparando el juego de rol RuneQuest (la primera edición de 1978), habló con la empresa Archive Miniatures para hacer una línea de miniaturas de Glorantha. A Stafford le ofrecieron la posibilidad de contar con muchas más miniaturas inmediatamente si aprovechaba algunas de las miniaturas genéricas que ya tenían hechas y las convertía en criaturas de Glorantha. Una de esas miniaturas «genéricas» era la del bugbear de D&D, esculpida a partir de esa ilustración demasiado literal que he comentado antes (ver imagen de la miniatura a la derecha). Greg Stafford creó sus datos de juego para RuneQuest y le cambió el nombre de «bugbear» a «Jack O'Bear», que seguramente le pareció un nombre mucho más apropiado debido a su cabeza de calabaza. Para crear el  poder paralizante se inspiró en una creación propia anterior (ver bonus track, más adelante). Y así, sin más, fue cómo estos monstruos pasaron a formar parte de este mundo de fantasía.


El jack o'so en tus partidas


De todas formas, el origen caprichoso de este monstruo no es motivo para que en tus partidas ambientadas en Glorantha tengas que representarlo de una forma que no te gusta. Tal como yo lo veo, el jack o'so no tiene por qué tener una ridícula y literal calabaza por cabeza. Si te gusta la idea, pues adelante, al fin y al cabo es un monstruo del Caos y con el Caos todo vale. Por otro lado, si te parece ridículo, es muy fácil cambiarlo. La descripción de este monstruo dice que sus cabezas «semejan calabazas», no que tengan una calabaza por cabeza. Me imagino que un aterrorizado granjero, al acudir a los aventureros y describirles el monstruo que ha devorado a su hermano, podría usar esta descripción, igual que hizo Gary Gygax al describir al bugbear, pero la cabeza en sí sería simplemente deforme y monstruosa. De hecho, así se representa al jack o'so en el bestiario de RuneQuest: Roleplaying in Glorantha. Puedes ver una imagen del monstruo en mi reseña del bestiario. Pero mis ilustraciones favoritas de este monstruo están en el fanzine Hearts in Glorantha n.º 2. En el artículo de John Harding se representa al jack o'so con una cabeza monstruosa, pero no vegetal. Además, incluye un extenso tratado sobre estas criaturas, con varios mitos que explican el origen del monstruo. Otro caso que ilustra mi punto de vista es la película de terror «Pumpkinhead». Aquí el monstruo no tiene una cabeza de calabaza como sugiere el título, sino una cabeza deforme y monstruosa que alguien podría describir como una calabaza para hacerse entender rápido.

Me encanta esta ilustración de un jack o'so en el n.º 2 del fanzine Hearts in Glorantha (aquí solo un detalle).

Por otro lado, el nombre debería cambiarse al referirse a esta criatura dentro de la ficción de una partida de rol. La coña con las calabazas de Halloween está bien, pero los habitantes de Glorantha desconocen esa leyenda y nunca llamarían al monstruo así. De hecho, ya se le ha cambiado el nombre en otras publicaciones. Por ejemplo, en el bestiario para el juego de rol Hero Wars, predecesor de HeroQuest, se le llamó do-karal. Otros nombres con sentido que se me ocurren son: paralizador, oso del Caos, kara'safra o yakhoso, como se los denomina en este magnífico relato. En este cuento de Thorkrim se describe además una posible explicación para el origen del monstruo.

Finalmente, solo recuerdo una vez en que haya aparecido un «jack o'so» en una partida de rol de RuneQuest. Los personajes estaban en el Condado Solar en Prax y sus poderes paralizantes estuvieron a punto de provocar un «total party kill» de los buenos. Por eso, si sospechas que pueda haber uno cerca, estate muy atento, protégete de inmediato con conjuros como Contramagia o Escudo, y llévate un Disipar Magia para salvar a tus camaradas si el monstruo los hipnotiza. Si quieres incorporar este monstruo a tus partidas con Mythras, descarga gratis sus datos de juego.



Bonus track: el devorador hambriento


A Greg Stafford debió hacerle gracia aquella miniatura del bugbear con cabeza de calabaza, porque años antes él había creado un monstruo parecido (!). Se trataba de una calabaza gigante y monstruosa con el poder de atraer a sus víctimas hasta sus fauces. Este monstruo apareció por primera vez en un relato publicado en el número 1 del fanzine Wyrms Footnotes. En el relato, el héroe Sir Ethilrist se enfrenta al extraño ser. Más tarde, cuando Greg Stafford reeditó su wargame White Bear & Red Moon, situado en Glorantha, y lo renombró como Dragon Pass, añadió esta criatura como una de las unidades del juego y la llamó Hungry Jack.

La ficha negra y blanca de Hungry Jack en el centro de la imagen (foto de Ray, usuario de Board Game Geek).

Años más tarde, en los suplementos Dorastor: Land of Doom y Lords of Terror para RuneQuest 3.ª edición (la de JOC), se incluyeron de nuevo estas calabazas gigantescas de pesadilla. Hungry Jack se describe aquí como un ser legendario «de forma parecida a una calabaza» de cuyas semillas nacieron los devoradores hambrientos (hungry eaters) iguales que el primigenio. Que yo sepa, en ninguna publicación se asegura que los jack o'sos y los devoradores hambrientos tengan alguna relación, pero hay dos cosas que sí están muy claras: que a Stafford le fascinaban las calabazas y que hay gente que se toma las cosas demasiado al pie de la letra. ;-)

26 comentarios:

  1. Muchas gracias por todos estos detalles, es muy curioso. :D

    Y muchas gracias también por acordarte del relato que escribí. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Thorkrim, es que me pareció un buen relato, sinceramente. :-)

      Eliminar
  2. Muy interesante el artículo, me ha gustado especialmente el bonus track, no recordaba a Hungry Jack :D.

    Mi problema muchas veces con los monstruos del Caos de Glorantha (o incluso con los de Warhammer) es que me extraña que algo tan cambiante como el Caos sea capaz de crear "razas" como estas. Para mí, cada monstruo del Caos debería ser un monstruo individual, raro, extraño y nunca visto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. :-)

      Coincido bastante con tu opinión. Aun así, las razas caóticas de Glorantha se explican por el hecho de que sus ancestros fueron corrompidos por el Caos antes del Tiempo y por tanto, su progenie sigue siendo caótica, como los broos o los ogros. Los rasgos caóticos ayudan a hacer que cada monstruo sea diferente. Y de todas formas, si sacas solo un jack o'so a lo largo de toda una campaña ya has conseguido darle la condición de monstruo único.

      Pero sí, un poco de creatividad para hacer que el Caos sea verdaderamente excepcional nunca está de más. Recuerdo una vez que saqué una babosa caótica gigante con un rasgo caótico que la hacía moverse a toda velocidad. Vale, estaba basada en el caracol dragón de toda la vida, pero los aventureros se llevaron una sorpresa al verla surgir de un pantano frente a ellos.

      Eliminar
    2. Para mi Dorastor marcó un antes y un después en la forma de entender a los monstruos caóticos. Cuando vi esa banda de broos aluciné mucho. Aunque es cierto que el bestiario no incide en la individualidad de las criaturas caóticas, en tanto que seres únicos de origen desconocido, tampoco podemos decir que no nos den pistas de lo contrario. Tenemos múltiples ejemplos de criaturas individuales en los distintos libros: el gusano caótico del Abismo de la Garganta de la Serpiente, el gorp gigante de River of Cradles, las hidras mayores, Babool, Howler, la Madre de los Monstruos, el Murciélago Carmesí y seguramente más que me dejo.

      Yo personalmente sí que he sacado con relativa frecuencia criaturas únicas. Es bastante simple crear una: coges como base el ser del tamaño que quieras, con más o menos los apéndices que te guste y le das algún poder asqueroso. La tabla de rasgos sirve como referencia, pero hay infinidad de mutaciones chulas que se pueden otorgar.

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo. Y Dorastor es una mina de criaturas horrorosamente creativas, sin duda. De esas de sudor frío...

      Eliminar
  3. Muy buena la historia, me ha encantado. Además le tengo especial "cariño" a esa criatura, pues la primera vez que jugué a RQ3 me enfrenté contra una de ellas en un carro... ¡y sobreviví! por lo que es parte de mis más tiernos recuerdos roleros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sr. Rojo.
      Mmm si fue en un carro me imagino de qué aventura se trataba... ;)
      Pero menuda forma de estrenarte (!!!)

      Eliminar
    2. ¡Cual iba a ser si no! Eran los primeros 90, así que eso era lo mainstream. Y sí, menuda forma de estrenarme, pero es que ese personaje coronó la Montaña y se hico sumo sacerdote de Orlanth. La de historias que lleva en su mochila...

      Eliminar
    3. Esa campaña es genial, qué buenos recuerdos. Me gustaría leer un día todas las aventuras de tu personaje por esa isla. :-)

      Eliminar
    4. Uff, un poco complicado eso. Recuerdo que escribí las dos primeras historias que jugué (la de Lobo rúnico y una guarida de cocatrices) pero luego no seguí, y estamos hablando de cosas que pasaron hace casi 30 años, aunque es cierto que recuerdo bastantes cosas, como los cangrejos de piedra del río, el anillo de gigantes de fuego o la propia montaña de los grifos. Igual con unas cervezas algún día te las cuente, jovencito... (y eso que tú también eres veterano, solo lo he dicho porque quedaba bien 😅)

      Eliminar
    5. "El anillo de gigantes de fuego" =O ¡Más detalles, más detalles!

      Eliminar
    6. La Isla de los Grifos, caballeros. Está todo ahí. Al menos en la extraña versión que jugamos nosotros cuando adolescentes, que recuerdo un día que un enorme dinosaurio reventó el techo del edificio donde estábamos, y no sé si eso vendría en la versión oficial.

      Pero ya que lo pides, era una especie de brazalete que te permitía convocar a unos elementales de fuego enormes o algo así, que con eso te tenían miedito, la verdad.

      Eliminar
  4. ¡Impresionante labor de documentación! Se agradece que aportes luz sobre esta criatura. Siempre he pensando que, a pesar de que haya quien le guste los Jack O'sos, son uno de esos seres que han hecho más mal que bien a Glorantha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Master.
      A mí me gustan, pero con la ilustración adecuada, claro. :-)
      Creo que lo que ha hecho mal a Glorantha no son determinados bichos, sino una dirección artística totalmente ausente hasta hace poco. Por ejemplo, las ilustraciones del bestiario de RuneQuest Glorantha son geniales. ¿Qué te parece la del jack o'so?

      Eliminar
    2. Por supuesto, ¡me encanta la imagen del nuevo bestiario! Pero eso no cambia la opinión que tengo sobre el impacto que han tenido este tipo de criaturas en una parte del público. ¿Que si se hubiera ilustrado de forma diferente o dado menos relevancia la incidencia hubiera sido otra? Probablemente, pero sigo pensando que su existencia ha hecho un flaco favor a Glorantha.

      Eliminar
  5. Yo siempre los he llamado Osos del Caos por ese motivo. Por cierto, me gusta mucho más que osgo el nombre que les dieron en AD&D, Espantajos! Buen artículo, no sabía que existía una fuente con "orígenes" de los yakhosos, ahora tendré que buscarla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. «Osos del Caos» es un buen nombre. Y «espantajo» encaja mucho mejor con el origen de «bugbear» ¿a quién se le ocurrió lo de «osgo»?

      El artículo ese del fanzine Hearts of Glorantha está muy bien. Y el relato de Thorkrim también, ¡no te lo pierdas!

      Eliminar
  6. Joder, que interesante todo. De verdad.
    Me fascina que todavía se puedan sacar artículos así de un juego sobre el que ya se ha escrito tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Capdemut.
      Espérate que un día de estos le tocará el turno a los patos.

      Eliminar
    2. *SÚBITAMENTE INTERESADO EN SABER MÁS SOBRE ESA ENTRADA DE PATOS*

      Eliminar
  7. Excelente artículo! Sólo vengo a decir una cosa del pie de página ;)

    La autora se llama Jennell Jaquays. Paul era su nombre antiguo, no sé si me explico ;)

    Aquí tienes un ejemplo muy patuno de uno de sus últimos trabajos: https://www.kickstarter.com/projects/darcyperry/ducks-lost-in-the-dungeons-of-doom-iv-quack-keep/description

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del pie de página, no, del pie DE FOTO. Hablo de la autora de la ilustración que encabeza el artículo :)

      Eliminar
    2. ¡Gracias Lanarch! Estaba al tanto de cambio de nombre, pero como esa ilustración la hizo cuando se llamaba Paul, pensé que sería mejor dejar el nombre antiguo.

      En cuanto a lo de DuckQuest y Quack Keep... Es muy fuerte. XD

      Eliminar

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff