lunes, 5 de diciembre de 2016

Oda Nobunaga en tres reseñas

5 comentarios
 
Al empezar la campaña de samuráis que dirijo con RuneQuest 6.ª edición, me di cuenta de que casi no sabía nada sobre la era Sengoku en la que está situada. Así que comencé a leer todo el material de referencia que cayó en mis manos: libros de rol, novelas, páginas web, blogs, cómics, películas y series. En el futuro espero poder reseñar varias de estas fuentes de información que, poco a poco, me van sacando de la ignorancia. Sin embargo, a continuación voy a hablar de tres obras muy diferentes entre sí, pero que tienen un personaje en común: Oda Nobunaga.


Nobunaga fue uno de los tres grandes personajes del proceso de unificación de Japón durante la era Sengoku o de los estados guerreros. Sus hazañas y sus fracasos se siguen estudiando hoy en día y su historia se ha reproducido en una miríada de medios distintos, desde novelas a películas. Fue una persona avanzada a su tiempo y un personaje excepcional, que sentó las bases para que los otros dos grandes, Hideyoshi y Tokugawa, continuaran con su sueño de unificar todo el imperio del sol naciente y finalmente terminaran consiguiendo algo que parecía muy improbable.

Lógicamente, es imposible informarse sobre la era Sengoku sin tropezarse con un personaje tan clave para la historia de Japón como Nobunaga. Pero lo que me ha animado a escribir esta entrada es que, sin haberlo planeado, llevo unos meses aprendiendo sobre su vida en tres medios diferentes a la vez: una novela, un cómic y una serie de televisión.


La novela: Taiko


Hasta el momento de empezar la campaña de samuráis solo había leído dos novelas sobre el Japón de los samuráis: Shogun de James Clavell y Musashi de Eiji Yoshikawa. Por desgracia, ninguna de las dos se centra exactamente en el periodo Sengoku que a mí me interesaba. Pero fue en esta entrada de hace meses donde Nirkhuz me dejó una buena recomendación y decidí ir a por ella: la novela Taiko de Eiji Yoshikawa. Recordaba haberla visto hacía muchos años en cinco volúmenes publicados por Martínez Roca, la misma editorial que publicaba la serie de novelas de Musashi. Así que me la agencié en formato electrónico y la estoy devorando con mucho gusto.

Retrato de Eiji Yoshikawa y las portadas de la traducción española de Taiko.

Se trata de la historia novelada de otro de los tres personajes clave en la historia japonesa del siglo XVI: Hideyoshi Toyotomi. La historia de este hombre es muy singular, ya que empezó como hijo de campesinos, más tarde fue el encargado de llevarle las sandalias a Oda Nobunaga y, gracias a su dedicación e inteligencia, fue escalando posiciones hasta convertirse en uno de sus generales de mayor confianza. Hasta el punto de que, tras la muerte de Nobunaga, fue Hideyoshi quien le sucedió al mando de sus ejércitos para continuar con la gran empresa de unificar Japón. Así que, leyendo sobre Hideyoshi, también me fui enterando de la historia de Nobunaga. Cabe destacar que en Taiko, Yoshikawa novela la historia con una evidente admiración por el personaje de Hideyoshi. El autor quiere que el lector se identifique con el protagonista y por eso, hay muchos sucesos históricos que se suavizan. Si bien es cierto que también refleja sus defectos, como su afición por las mujeres, no se recrea en ellos, como si lo considerara vergonzoso. Por ejemplo, si me hubiera quedado con la versión de Hideyoshi que presenta la novela, seguramente influenciada por la propia biografía de Yoshikawa, no habría descubierto el lado más perverso que ofrecen de este personaje histórico otros medios, como los dos que comento más adelante.

Sea como sea, la historia de Hideyoshi Toyotomi recorre los acontecimientos principales de la era Sengoku mientras sirve a su señor Nobunaga. No obstante, y aunque el autor se centra en la historia de Hideyoshi, para ofrecer la visión más completa posible de la historia a menudo el narrador omnisciente se centra por completo en otros personajes importantes, como el propio Oda Nobunaga, sus aliados importantes como Tokugawa Ieyasu o sus generales más famosos, como Akechi Mitsuhide. Como cualquier otra novela histórica, resulta muy ameno aprender los hechos históricos de todos estos personajes «desde dentro».

A la derecha del todo, un buen friki de RuneQuest observará que Akechi Mitsuhide tenía un 68% en Ataque con Mosquete.

Aparte de aprender sobre historia, la novela también ofrece detalles sobre las costumbres de la época que son muy interesantes para cualquier interesado en dirigir aventuras en la época de los samuráis. Por ejemplo: cómo era una boda, cuál era el sueldo del encargado de los establos del castillo, cómo se forjaban las alianzas entre clanes y un largo etcétera de detalles. Todo esto hace que yo acabe leyendo la novela con una libreta y un boli al lado para ir apuntando detalles que sacar en las partidas de rol, porque es la clase de información que no aparece en los libros de juego.

Actualmente, la editorial Quaterni publica la traducción de la novela Taiko en dos volúmenes: El hábil cara de mono y Hideyoshi en el poder. Aunque me la estoy leyendo en formato electrónico, vale la pena adquirir las novelas en papel, porque en las primeras páginas se incluye un mapa de las provincias japonesas de la era Sengoku que es útil para orientarse mientras se lee el texto.


El cómic: Sengoku


Mientras leía la novela Taiko, encontré en el foro de Samurai Archives el comentario de un usuario que recomendaba varios cómics japoneses situados en el periodo de los estados guerreros. Uno de ellos se llama precisamente Sengoku, y es obra del mangaka Hideki Miyashita. Me encanta este cómic porque el autor se ha esforzado en consultar fuentes históricas sobre el periodo que retrata, muchas de las cuales contienen información sorprendente y, en ocasiones, hasta polémica. Con ello el autor crea una historia lo más fiel a la realidad posible, bastante cruda, pero sin dejar de ser muy épica. En los márgenes de las viñetas Miyashita añade numerosos comentarios explicativos sobre las fuentes que ha consultado para explicar la historia de una u otra manera. Por ejemplo, cita el Kōyō Gunkan, al parecer escrito por un general de Takeda Shingen, para justificar la sorprendente revelación de que los guerreros samuráis no efectuaban las cargas de caballería que aparecen en tantas y tantas películas. El objetivo de Miyashita, aparte de entretener, es sorprender con esta desmitificación de las ideas preconcebidas acerca de los samuráis que han creado el cine, la literatura y los videojuegos, y eso le añade interés a la historia.

Portada del primer tomo, página donde se descubre la falacia de las cargas de caballería y retratos de Nobunaga y Hideyoshi.

A pesar de todo lo dicho, el cómic parece enfocado a un público joven. En este sentido, Sengoku, que así se llama el protagonista, es un modesto soldado de infantería sin apenas experiencia pero con una motivación descomunal que le sirve para superar todas las adversidades. Al principio esta se basa en reencontrarse con su amada, pero más adelante se pone a las órdenes de Oda Nobunaga y entonces se propone llegar a aprender todo lo posible de su superior, Hideyoshi (el protagonista de la novela Taiko que he comentado antes), para llegar a ser el perfecto samurái. Aun así, estoy seguro de que el interés del autor por el rigor histórico consigue atraer a un público más adulto.

Por otro lado, el estilo de dibujo de Miyashita es un poco sucio y combina el nivel de realismo mínimo necesario con momentos de exageración para resaltar las emociones fuertes. Esto supone un contraste entre el rigor del detalle histórico que quiere aplicar a la narración con el uso de una estética más cercana a los cómics populares. Por ejemplo, el aspecto de los generales de Nobunaga en general es idealizado y algunos tienen peinados poco realistas para la época, pero más atractivos para la estética del lector moderno.

¡Zasca! Oda Nobunaga tenía mal genio y aquí le vemos endiñándole un coscorrón al pobre Sengoku.

En general, este cómic se centra sobre todo en los enfrentamientos militares de Oda Nobunaga, por lo que está repleto de acción trepidante. Es genial ver de cerca y en formato gráfico algunas de las batallas más sonadas de Nobunaga. Además, los detalles realistas resultan muy interesantes y la narrativa de viñeta a viñeta fluye muy bien y se lee de un plumazo. Por desgracia, ninguna editorial española se ha atrevido a publicar este manga en nuestro país, así que lo estoy leyendo online en la página mangafox, donde un grupo de aficionados lo ha traducido al inglés. En el momento de escribir estas líneas, el último capítulo disponible es el 31 y llevo meses deseando que suban el siguiente (los protagonistas acaban de sobrevivir a la retirada de Kanegasaki). También es posible encontrar por internet algunos capítulos traducidos en español.


La serie de televisión: Nobunaga Concerto


Por casualidad di con una serie emitida en Japón en el año 2014. Es una adaptación de un manga de Ayumi Hashii, del que luego se hizo una serie de animación, y posteriormente una serie de televisión con actores reales. La serie de televisión se desarrolla a lo largo de solo once capítulos. Trata de Saburo, un estudiante de instituto que, sin quererlo ni beberlo, se ve transportado al Japón del siglo XVI. Allí se topa con un joven Oda Nobunaga y, al ver que son idénticos, el famoso personaje histórico le pide al confundido viajero del tiempo que se haga pasar por él. El verdadero Nobunaga está harto de las intrigas familiares, así que desaparece, pero antes le avisa a Saburo de que si revela a sus vasallos que es un impostor, lo matarán sin dudarlo. De este modo, el pobre chaval se ve en la tesitura de dirigir el clan samurái de los Oda, con todos los problemas que eso conlleva. Y lo peor de todo: ¡no tiene ni idea de historia de Japón! Debería haber estado más atento en clase…

Al principio, Saburo cree hallarse en una recreación histórica de la era Sengoku y los vasallos de Nobunaga no dan crédito.

Nobunaga Concerto es una serie familiar que empieza con un alto contenido de humor, pero poco a poco va tratando sobre temas más serios. Además, pese a ser para todos los públicos, la serie no se corta en mostrar la cruda realidad de la era Sengoku, así que también incluye asesinatos, batallas y violencia. A lo largo de la serie, el personaje de Saburo evoluciona al tiempo que se describen varios de los episodios históricos que condujeron a Nobunaga a convertirse en uno de los principales señores feudales de su época. Lo mas gracioso es ver cómo la historia real se desarrolla en base a las decisiones que toma el chaval protagonista sin tener ni la más remota idea de los hechos históricos. Por ejemplo, la primera gran victoria de Nobunaga, la batalla de Okehazama, explica la «valentía desmedida» del Nobunaga histórico de una forma muy ocurrente.

El protagonista de la serie se hace un selfie antes de su primera batalla.

En este caso, la vida de Oda Nobunaga está extremadamente resumida por motivos evidentes y se centra mucho en la relación entre el protagonista y su esposa, así como con sus vasallos de mayor confianza, como Ikeda Tsuneoki. Aun así, tiene varios giros de guión sorprendentes y está muy bien hilada hasta el final. En definitiva, es una serie muy divertida y entretenida. Y aunque se salta episodios enteros de la historia de Nobunaga, se disfruta mucho igualmente. Me gustó especialmente el personaje de Hideyoshi, que aquí se interpreta de origen ninja y con una cuenta pendiente contra su señor, y la tormentosa relación entre Nobunaga y su cuñado Azai Nagamasa.

Esta serie la he visto subtitulada en inglés en la página de DramaCool. Supongo que también deben existir subtítulos en español por alguna parte. Por cierto, que el capítulo once termina con un cliffhanger brutal, pero no os asustéis porque la historia concluye realmente en la película también titulada Nobunaga Concerto, estrenada en enero de 2016, que no deja de ser un episodio más pero de mayor duración y presupuesto. Al parecer, esto de terminar las series con una película en la gran pantalla se hace mucho en Japón.

Con el tiempo, el protagonista de la serie evoluciona hasta convertirse en el gran líder que describen los historiadores.


En definitiva


Por desgracia, no hay mucho material en español que trate específicamente sobre la vida de Oda Nobunaga. Aun así, con estas tres obras que he reseñado brevemente, uno puede ir montando el rompecabezas de las distintas visiones que ofrecen y hacerse una buena idea no solo sobre este importante personaje histórico, sino también sobre la la época concreta en la que vivió. En cualquier caso, son mucho más amenas de leer que un libro de historia. Os recomiendo mucho cualquiera de estas tres versiones de Nobunaga: novela, cómic o serie televisiva.

En próximas entradas espero poder presentar reseñas de otros libros, cómics y series que he leído o visto sobre el Japón del medievo. Y por supuesto, si tenéis alguna sugerencia, no dudéis en comentarla aquí abajo.

5 comentarios:

  1. Nobunaga... Curiosísima figura. Como bien decía un compañero mío, especialista en historia de Japón, 'Nobunaga era una víbora humana... ¿pero que gran hombre de la historia de Japón no lo es?'. Es sorprendente lo que hicieron los 'tres unificadores', pero desde luego son... bueno, bastante víboras.

    A mi esta época me encanta (y siempre he querido especializarme en ella... Sin éxito) y las grandes figuras son especialmente interesantes, aunque a su ves se han rodeado de un halo de leyenda que muchas veces es difícil de separar de la figura real.

    Ahora ya yendo al contenido de la entrada en sí. Primeramente, me alegra mucho que te sirviera mi recomendación de 'Taiko'. A mi me parece una novela bélica genial, con muchos detalles que te ayudan a hacerte una idea de como es la guerra a gran escala en la época (y a pequeña, ojo).

    Luego... Las otras dos no las conocía (desde luego la de Nobunaga Concerto me era totalmente ajena...) pero me resultan interesantes. Seguramente le de un tiento al manga y la serie... Lo más posible es que me la vea. Lo que más me sorprende es un detalle tonto, pero como incluso en series familiares y normales los japoneses se dejan una pasta en que las cosas estén moderadamente bien recreadas. Flipante.

    ¡Genial entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te gustará mucho la serie "Nobunaga Concerto". Es muy probable que a tu novia también le guste. Como bien supones, la historia está edulcorada y hay aspectos que nunca sabremos cómo ocurrieron en realidad. Sin embargo, en la serie se las han ingeniado para explicar incluso los episodios más crueles de Nobunaga, como la quema del monte Hiei, de forma que el protagonista no pierda su encanto. Para explicarte más tendría que hacerte un spoiler, así que me callo ya y me concentro en mi lectura de "Taiko". ;-)

      Eliminar
  2. Desde que me la recomendaste ya he visto varios capítulos de Nobunaga Concerto. ¡Hacía ya algún tiempo que no veía nada japo y lo encontraba a faltar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está entretenida. Me parto bastante con Yoshiyuki Morishita (interpreta a Mori Yoshinari (森可成)), a quien conocía de Survive Style 5+. Película psicodélica muy recomendable. La pasaron en uno de los extintos BAFF.

      Eliminar

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff