domingo, 14 de agosto de 2016

The Sorcerer of the Wildeeps

0 comentarios
 
This novella by Kai Ashante Wilson published in 2015 has received mostly good reviews. The one I read before deciding to buy the e-book at Amazon and start reading it said very little, actually. The reviewer admitted he did not want to spoil the fun by saying too much, and he only wrote about twenty words. But, as it is a long short story for only 3$ (the e-book), I thought there was little risk in it. Besides, I love surprises, so I took the plunge... and it was worth it. If you, however, would like to know more before committing to it, you may like to read my longer spoiler-free review below (puedes leer la reseña en español más abajo).

To begin with, The Sorcerer of the Wildeeps is a fantasy novella that manages to surprise the reader in several ways. First is the setting, second is the genre expectations, third is the writing, fourth is the characters, and finally the story itself. In this review, I am going to tackle all these points one by one. But first of all you are probably wondering…


What is this book about?


These are the adventures of Demane, a so-called sorcerer, and part of the guards escorting a caravan traversing the desert. They have just reached their goal: an oasis where all the guards have time to relax. But the next day, they embark on an even riskier adventure: protecting the caravan as it traverses a mysterious and dangerous jungle known as... the Wildeeps.


The setting


They say a common mistake of starting fantasy authors is they are so in love with the world they have created that they show it off in big boring dumps of information not really relevant for the story at hand. Wilson seems to know this, as he only gives hints of the larger world the characters tread upon. He gives much information for granted, and this helps the immersion. Moreover, since the bits of information are quite refreshing in the fantasy genre, they keep you wanting to know more about the world.

The basic setting is a land known as the Summer continent, a place that feels like a fantastic and exotic Africa. The action goes through a desert, the oasis city where most of the action takes place, and a jungle. It is a nice change from the usual mountains and forests of the most usual fantasy fiction. Society also seems to be in a sort of brutal, dusty and sandaled Bronze Age, where salt is a a valid currency and where the few pockets of civilization are separated by huge areas of wilderness. But there is a lot more than that: the gods that abandoned the Earth and went to the Sky left a few descendants behind who still have some of their blood in them. This grants them skills and powers beyond mere mortals.

Some of the information about the setting is presented in the form of epigraphs. These include important clues to understand the story better. For example, the epigraph that opens the second chapter is crucial to grasp what happens in the final chapter. For this reason, in order to make better sense of the story, I recommend reading the book in just one go or in a few reading sessions not discontinued in time. If you do it like me and let pass some days before you go on reading, you risk forgetting some important details. Apart from the epigraphs, there are also some footnotes with additional information. However, it is a pain to read them because you need to skip to the end of the chapter and back, and they are usually too long. The author could have avoided them, although they are not annoying per se.


Genre expectations


Every work of fiction includes some aspects of the genre it belongs to that the reader expects to find in it. But The Sorcerer of the Wildeeps goes a little beyond those expectations by including aspects of other genres as well. One of them is magic, which in this world follows Clarke’s third rule, so there is a tad of science fiction. The other obvious one is romance, but not the kind you probably imagine. Finally, towards the end of the book the story dips a bit into the horror genre.

While this can be frustrating to some people, as you may find you are reading something you really do not want to, I like that the author has taken these risks. Because there is already too much fantasy fiction that is just more of the same thing. So be warned: do not buy this book if you think you are not open-minded enough.


The writing


This is both a surprise and a challenge. Although English is not my native language, I would dare to say that understanding some parts of the text in this book is difficult even for native speakers, at least on a first read. To begin with, the writer alternates between descriptions with obscure words only found in dictionaries (how many people know the meaning of "glissando", "alarum" or "fuliginous" without looking them up in a dictionary?) with lines of dialogue including many slang words only used in some places in Earth (like "hoes" from US black slang) that are equally difficult to understand. However, it is always good to learn new words.

Then a couple characters say a couple sentences in Spanish and French. While these are by no means crucial to the story and they actually help portray the multicultural origins of the brotherhood of caravan guards very well, they do not make sense in a fantasy story where all languages are supposedly different from the ones in present Earth. For me this real life elements interfere with the fantasy. Specially because in this Summer continent exist a variety of "fantasy" languages. For example, the main character admits he wished he was more fluent in Merqerim, one of the fictional languages in the story.

Moreover, there are ways of saying things particular to the setting, like "that Demon" for a sort of strong alcoholic drink, for example. All together makes deciphering the dialogues and the text quite challenging at times.

Apart from the words used, the style of writing is clearly ambitious and modern. The author uses metaphors and different ways of describing things. For example: “Unlike other cavalry men, he did not wield a lance, but viper of supple rawhide”. Although this may seem to overcomplicate the message, I think the writer's aim really is to unite the fantasy genre with the most modern trends in literature. This is a commendable aim, since the fantasy genre has been traditionally and too often regarded as "pulp" literature for children and young adults. Yes, even with Tolkien being a professor. And even the Lord of the Rings films and all the others that have been done afterwards, and even after the success of the Game of Thrones series. So good for Wilson for uniting fantasy with the most modern trends in literature. Read this nice sentence, for example:
“Every night the brazen sphere dissolves in a molten line, compelling the gaze westward when the sky's dark otherwise.”
Perhaps in the same vein, the text is also very postmodern in that it is structured in a non-linear way, with many flashbacks inserted organically in the middle of a paragraph without any kind of warning. There are also whole pieces of the story that have actually happened right before the first chapter. For example, the first half of the second chapter takes place before the action in the first chapter. And a long flashback in the seventh chapter goes back long before the beginning of the book. Thus, piecing together the story is challenging, but also satisfying once you do. It rewards going back a chapter and rereading it.

Finally, the narrator is also a postmodern third person that is biased and inserts its own opinions. At some points it even poses rhetorical questions and explains reactions as if it was Demane who told the story.


The characters


The main character is Demane, a foreigner with magic powers mainly in healing but also in perception and other fields. He is also very capable in a fight and he hides some secrets that are revealed slowly. He is brave and kind-hearted, so you immediately like him. The other characters in the caravan are less well described, but Faedou is also immediately likeable as the wise veteran he is, and the other guards as well, although they behave almost like children. On the other hand, I almost hate the other main character. Captain Isa is always cooler than anyone else, even if the character is interesting and original. This character reminds me of Tolkien’s elves.

Luckily, most of the characters have some good traits and some flaws as well. For example, Faedou is experienced but narrow-minded, the captain is brave but strict and distant, the caravan master is generous but arrogant and disdainful. Even Demane does silly things when he falls prey to jealousy. Moreover, all the characters are further differentiated by their particular way of speaking, with a clear difference in social class, age and origin. So even though the length of the book limits the depth of the characters, these are round.

It must also be mentioned that the brotherhood of mercenaries is well portrayed. You really get the feeling that these men have stablished strong bonds after going through dangerous experiences. There is a clear esprit-de-corps between them. And this is one of the themes of the book, the feeling of being a family that develops among a group of very different people who work together.


The story


The story unfolds in an erotic way, in the literary sense that it only shows the utmost necessary you need to know and leaves you wanting to read more. It also unfolds slowly, and it keeps delaying the obvious entrance into the promised Wildeeps. So when the story does reach that point, you are brimming with expectation.

Regarding the climax of the story, the author manages to compose an ending adequately apotheosic, where much is revealed and where a lot changes dramatically. In my case, it left me wanting to talk about it with someone else who has also read it. It also made me read the whole last chapter again, but this time looking for all the little details I had missed in my rush to know what happens next.

In the end, the basic story is quite simple (it is a novella, after all). However, the best thing is not the plot, but all the details, flashbacks, characters, and surprises that are wrapped around it.

On a side note, in an interview to the author I read online, the interviewer intelligently pointed out how the whole story seems to revolve around boundaries and stepping outside them. “Do not step off the path”, “Do not do anything foolish while in the city”, “Do not show your feelings in public”, “Do not show your true inner self”. In retrospect, this is one of the themes of the novella, and one the author itself was not even conscious about.


All in all


This aims to be a different kind of fantasy story on many levels, and it succeeds in that. It is very ambitious, sometimes too much. But while the story itself will not change your life, you will certainly like it if you are looking for something different, short and modern. I hope the author manages to write a novel some day, so we can show it to people who disdain the fantasy genre and hopefully hear them say: "OK, this was really different from what I thought fantasy was". You can read an excerpt of the first chapter here.

Kai Ashante Wilson is a starting author at the time of writing this and some of his other short stories Super Bass and The Devil in America can be read for free online at Tor.com. If you like the setting, he has published another novella, A taste of honey, set in the same fantasy world. His other stories Super Bass and "Légendaire" are also set there. By the way, the cover of the book by Karla Ortiz is amazing.

Thanks for reading this and please leave a comment if you liked my review. I would also like to encourage anyone who has read the book to leave a comment (warning about any spoilers first, of course), because I’m really looking forward to talking about it!



Reseña de The Sorcerer of the Wildeeps



Esta novela corta de Kai Ashante Wilson publicada en 2015 ha recibido una mayoría de buenas críticas. La que yo leí antes de decidirme a comprar el libro electrónico en Amazon y leerla decía muy poca cosa, en realidad. Quien la escribió admitía que no quería arruinar la diversión revelando demasiado, así que solo escribió unas veinte palabras. Sin embargo, como se trata de un relato largo por solo 3$ (formato electrónico), pensé que entrañaba poco riesgo. Además, me encantan las sorpresas, así que me lancé y… valió la pena. No obstante, si tú prefieres saber más antes de comprar el libro, tal vez te interese leer mi reseña algo más extensa y sin spoilers.

The Sorcerer of the Wildeeps es una novela corta de fantasía épica que logra sorprender de varias formas. Primero con la ambientación, luego con las expectativas del género, después por el estilo de redacción, por los personajes y, finalmente, por la historia en sí. En esta reseña voy a hablar de todos estos aspectos. Pero en primer lugar, puede que te estés preguntando…

¿De qué va este libro?


El libro relata las aventuras de Demane, un mal llamado hechicero, que forma parte de los guardias encargados de proteger una caravana en su travesía por el desierto. El grupo acaba de llegar a su destino: un oasis donde todos los guardias tienen tiempo de relajarse. Pero a la mañana siguiente se embarcan en una aventura aún más arriesgada: escoltar la caravana a través de una jungla misteriosa y peligrosa conocida como... las Profundidades Salvajes (the Wildeeps).


La ambientación


Se dice que un error común de los escritores de fantasía primerizos es que están tan enamorados del mundo que han creado que presumen de él a base de extensas descargas de información muy aburridas que en realidad no aportan nada a la historia que se narra. Al parecer, Wilson estaba precavido de ello, porque solo ofrece pistas bastante escuetas del gran mundo por el que se mueven los personajes. Asimismo, da por sentada mucha información y eso contribuye a la inmersión. Además, como los pedacitos de información son bastante originales dentro del género de la fantasía épica, te mantienen en vilo y con ganas de saber más sobre este mundo.

El entorno inmediato es una tierra llamada el continente de Verano, un lugar que da la sensación de ser un África fantástica y exótica. La acción transcurre a través de un desierto, el oasis y ciudad donde tiene lugar la mayor parte de la historia y una jungla. Esto supone un cambio agradable después de tantas montañas y bosques de la narrativa de fantasía más habitual. Además, la sociedad en este mundo parece estar en una especie de Edad de Bronce brutal, polvorienta y de péplum, donde la sal es una moneda válida y donde los pocos reductos de civilización existentes están separados por enormes áreas de tierras indómitas. Pero hay mucho más: los dioses que abandonaron la Tierra y se marcharon al Cielo dejaron algunos descendientes y, tras muchas generaciones, todavía hay quienes conservan parte de su sangre, lo que les confiere poderes y habilidades superiores a las de los meros mortales.

Parte de la información sobre el mundo se presenta en una serie de epígrafes. En ellos se incluyen pistas importantes para comprender mejor la narración. Por ejemplo, el epígrafe que introduce el segundo capítulo es crucial para entender lo que ocurre en el capítulo final. Por eso, para entender mejor la historia, recomiendo leer el libro de una sola sentada o en varias sesiones de lectura sin dejar pasar mucho tiempo entre ellas. Si por el contrario haces como yo y dejas pasar varios días antes de seguir leyendo, es posible que cuando continúes ya te hayas olvidado de algunos detalles importantes. Además de los epígrafes, también hay algunas notas al pie que añaden información. Sin embargo, da mucha pereza leerlas porque se sitúan al final del capítulo y son demasiado extensas. Se las podría haber ahorrado, aunque tampoco molestan.


Las expectativas del género


Toda obra de narrativa incluye varios aspectos del subgénero al que pertenece que los lectores esperan encontrar en ella. Sin embargo, The Sorcerer of the Wildeeps va un poco más allá de estas expectativas al incluir aspectos de otros géneros aparte del fantástico. Uno de estos es la magia, que en el entorno de la historia cumple con la tercera ley de Clarke, por lo que hay un toque de ciencia ficción. Otro también muy obvio es el romántico, aunque de un tipo ligeramente distinto al que probablemente te imaginas. Finalmente, hacia el final del libro la historia se inspira un poco en el género de terror. Si bien esto puede resultar frustrante para algunas personas, ya que puede que estés leyendo algo que en realidad no querías leer, me gusta que el autor haya corrido estos riesgos. El motivo es que ya hay muchas historias de fantasía que son más de lo mismo. Así que estás avisado: no te compres este libro si no tienes la mente abierta.


La escritura


Este punto supone tanto una sorpresa agradable como un reto. Aunque el inglés no es mi lengua materna, me atrevería a decir que algunas partes del texto resultan complicadas incluso para hablantes nativos, por lo menos en una primera lectura. Para empezar, el escritor alterna entre descripciones con palabras muy poco comunes de esas que solo se encuentran en los diccionarios (¿cuánta gente conoce las palabras «glissando», «alarum» o «fuliginous» sin consultarlas en un diccionario?) con líneas de diálogo que incluyen muchos términos de habla coloquial que solo se usan en algunos puntos de la Tierra (como «hoes», perteneciente a la jerga afroamericana de los EE. UU.) que son igualmente difíciles de entender. Aun así, siempre es bueno aprender palabras nuevas.

Por otro lado, dos de los personajes secundarios dicen en un par de ocasiones unas frases en español y francés. Aunque no son ni mucho menos cruciales para la historia y sirven para mostrar muy bien el origen multicultural de la hermandad de mercenarios de la caravana, no encajan en una historia de fantasía en la que se supone que todos los idiomas son distintos de los de la Tierra en la actualidad. Para mí, esto interfiere en la credibilidad de la fantasía. En particular porque en este continente del Verano ya existen varios idiomas de «fantasía». Por ejemplo, el protagonista admite que le gustaría hablar mejor el merqerim, uno de los idiomas ficticios de la historia.

Por último, hay formas de referirse a algunas cosas específicas del mundo de la naracción, como «ese demonio» para un tipo de bebida alcohólica muy fuerte, por ejemplo. Todo lo anterior hace que descifrar el significado completo de los diálogos y del texto sea complicado a veces.

Aparte de las palabras que usa, el estilo de redacción del autor es claramente ambicioso y moderno. Usa metáforas y formas diferentes de describir objetos. Por ejemplo: «Unlike other cavalry men, he did not wield a lance, but viper of supple rawhide» (se refiere a que el jinete va armado con un látigo). Pese a que esto pueda parecer que complica innecesariamente el mensaje, creo que el objetivo del escritor en realidad es casar el estilo literario más actual con el género de la fantasía épica. Se trata de un objetivo loable, porque el género de la fantasía se ha considerado tradicionalmente y demasiado a menudo como literatura «pulp» o de mero pasatiempo para niños o jóvenes. Y sí, eso teniendo en cuenta que Tolkien era profesor universitario y hasta teniendo en cuenta todas las películas de El Señor de los Anillos y todo el resto que se han hecho después, e incluso después del éxito de la serie Juego de Tronos. Así que, bien por Wilson por unir la fantasía con las corrientes más modernas de la literatura contemporánea. Por ejemplo, la siguiente frase:

«Every night the brazen sphere dissolves in a molten line, compelling the gaze westward when the sky's dark otherwise.» 
Traducción: «Todas las noches, la esfera cobriza se disuelve en una línea fundida, que fuerza la mirada hacia el oeste cuando el resto del cielo está por lo demás oscuro.»

Quizás en este mismo sentido, el texto también es muy postmoderno por el hecho de estar estructurado de forma no lineal, con multitud de flashbacks o analepsis inseridos de forma orgánica en medio de un párrafo sin ningún tipo de aviso. También hay secciones enteras de la historia que han sucedido justo antes del primer capítulo. Por ejemplo, la primera mitad del segundo capítulo tiene lugar antes de los acontecimientos que se describen en el primer capítulo. Y un flashback bastante extenso del séptimo capítulo se remonta a mucho antes del inicio del libro. De esta forma, ir completando la historia supone un reto, pero resulta muy satisfactorio cuando lo haces. Incluso vale la pena volver atrás un capítulo y releerlo. Finalmente, el narrador también se enmarca en la corriente postmoderna, ya que es en tercera persona, pero al mismo tiempo es parcial porque incluye sus propias opiniones. En algunos puntos llega incluso a hacer preguntas retóricas y explica reacciones del protagonista como si fuera el propio Demane quien narra la historia.


Los personajes


El protagonista es Demane, un forastero con poderes «mágicos» principalmente en el campo de la curación, pero también en el de la percepción y otros. Es un tipo muy capaz en combate y oculta varios secretos que se van revelando lentamente. Es valiente y de buen corazón, por lo que te cae bien desde el principio. El resto de personajes de la caravana no están tan bien descritos, pero Faedou también cae bien de inmediato por ser el veterano sabio del grupo, y los otros mercenarios también, aunque la mayoría se comporta como si fueran niños. Por otro lado, casi odio al otro personaje principal. El capitán Isa siempre es más «guai» que nadie, a pesar de que el personaje en sí es interesante y original. Es un efecto parecido al que provocan los elfos de Tolkien. Por suerte, la mayoría de personajes tienen sus virtudes y defectos. Por ejemplo, Faedou ha visto mucho mundo, pero es estrecho de miras. El capitán es valiente, pero estricto y distante; el maestre de la caravana es generoso, pero arrogante y desdeñoso. Hasta Demane hace tonterías reprochables cuando cae víctima de los celos. Además, todos los personajes se distinguen aún más por su forma concreta de hablar, que diferencia claramente entre clase social, edad y origen. Así, aunque la extensión del libro limita la profundidad de los personajes, estos están redondeados.

Cabe mencionar también que la hermandad de mercenarios está bien representada. Consigue transmitir perfectamente la sensación de que estos tipos han forjado lazos fuertes de camaradería después de haber superado juntos varias experiencias peligrosas. Se percibe un espíritu de equipo entre ellos y, de hecho, este es sin duda otro de los temas del libro: los lazos casi familiares que se forman entre personas muy distintas que trabajan juntas.


La historia


La historia se va desvelando de forma erótica, en el sentido literario de que solo se explica lo exclusivamente necesario y te deja con ganas de saber más. También se desarrolla poco a poco y retrasa continuamente la llegada prometida en el título a las «Profundidades Salvajes» o «Wildeeps». Por eso, cuando la historia llega finalmente ese punto, tienes muchas ganas de saber qué va a ocurrir a continuación.

Respecto al clímax de la narración, el autor consigue componer un final adecuadamente apoteósico, en el que se desvela mucha información y en el que se producen cambios dramáticos. En mi caso, me dejó con ganas de hablar de él con alguien que también lo haya leído. También me hizo releer todo el capítulo de nuevo, pero esta vez fijándome mejor en todos los detalles que había pasado por alto en mi afán por saber lo que ocurría a continuación.

En definitiva, la historia básica es muy sencilla (se trata de una novela corta, al fin y al cabo). Sin embargo, lo mejor no es el argumento, sino todos los detalles, los flashbacks, los personajes, y las sorpresas que la acompañan.

Como nota aparte, en una entrevista al autor que leí en internet, el entrevistador comentó de forma muy inteligente que toda la historia parece girar en torno a los límites y al hecho de traspasarlos. «Ni se te ocurra abandonar el sendero», «no hagáis ninguna tontería mientras estéis en la ciudad», «no muestres tus sentimientos en público», «no muestres tu verdadero yo». En retrospectiva, este es efectivamente uno de los temas de esta novela corta, y del que el autor seguramente ni siquiera era consciente al escribir.


En definitiva


Este libro pretende presentar un tipo distinto de historia de fantasía a muchos niveles y lo consigue. Es muy ambicioso, en ocasiones tal vez demasiado. Pero si bien la historia en sí no es nada del otro mundo, te gustará si buscas algo diferente, corto y moderno. Por eso, espero que el autor pronto consiga escribir una novela de extensión normal, de modo que podamos enseñarla a quienes desdeñan el género de fantasía y, con un poco de suerte, podamos oírles decir: «vale, esto es realmente distinto de lo que yo pensaba que era la fantasía en general». Puedes leer un extracto del primer capítulo aquí.

Kai Ashante Wilson es un escritor primerizo en el momento de escribir esta reseña y sus otros relatos publicados, Super Bass y The Devil in America, pueden leerse gratis en Tor.com. Si te gusta el entorno de esta novela corta, también ha publicado otra historia, A taste of honey, situada en el mismo mundo de fantasía. Del mismo modo, las historias Super Bass y «Légendaire» también están ambientadas ahí. Por cierto, que la ilustración de la portada del libro, obra de Karla Ortiz, es impresionante.

Finalmente, gracias por leer y por dejar un comentario si te ha gustado la reseña. También me gustaría animar a quienquiera que se haya leído el libro a dejar un comentario (avisando primero de posibles spoilers, claro), ¡porque tengo muchas ganas de hablar de él con alguien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff